Pujol proclama sin tapujos que el 25-N Cataluña decidirá «si emprende el camino hacia la libertad»

La Razón
La RazónLa Razón

Barcelona- El fin de semana ha sido un no parar de actos de precampaña. Los políticos no han desaprovechado fiestas populares, concursos de «castellers», manifestación o congresos como el de las juventudes de CDC como altavoz de sus propuestas. El mensaje más «bélico» fue el que los líderes nacionalistas lanzaron desde el 17 Congreso de la Joventut Nacionalista de Catalunya. Tanto Artur Mas como Oriol Pujol se dejaron llevar por la euforia soberanista de los jóvenes de Convergència.

Mas no tuvo reparos para beber en un vaso con el lema «Catalonia is not Spain» y ayer, el secretario general de CDC presentó la cita electoral del 25-N como un plebiscito en el que Cataluña decidirá si «emprende o no el camino de la libertad».

Pujol llamó a las juventudes de su partido a plantar cara al discurso de que una Cataluña independiente sería retroceder al pasado. Negó que la convocatoria electoral sea fruto de la improvisación, tal y como aseguran «nuestros adversarios políticos». Pujol aprovechó la presencia de las cámaras de televisión en la clausura del congreso de las JNC para pedir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la publicación de las balanzas fiscales, después de que el sábado elogiara que la Xunta de Galicia «ha hecho los deberes» y «no ha tenido que pedir créditos ni préstamos al Estado como Artur Mas». Le recordó que, según datos de 2005, Galicia tenía un superávit del 8,23 por ciento de acuerdo con su PIB y Cataluña y déficit del 8,69 por ciento y que cada punto son 2.000 millones de euros.