Gómez reparte la culpa

Vuelve a escudarse en los resultados nacionales para justificar su debacle. También apunta a UPyD por permitir al PP gobernar sus feudos históricos

Gómez compartió ayer tribuna con Trinidad Rollán, condenada por prevaricación.  El empeño del líder por mantenerla en el PSM  ha sido uno de los aspectos más criticados por quienes cuestionan a Gómez. En el comité se lo volvieron a recordar.
Gómez compartió ayer tribuna con Trinidad Rollán, condenada por prevaricación. El empeño del líder por mantenerla en el PSM ha sido uno de los aspectos más criticados por quienes cuestionan a Gómez. En el comité se lo volvieron a recordar.

MADRID-Ni una palabra fuera de lo previsto en el guión. El comité de los socialistas madrileños fue un paseo para el líder del PSM habida cuenta de que se negó a convocar un congreso extraordinario y a que controla el 90 por ciento del aparato socialista. Tomás Gómez repitió ayer uno por uno los argumentos que ya defendió tras la debacle del 22-M: la culpa es de la crisis y los malos resultados son la consecuencia de la situación nacional. Ni un asomo de autocrítica. «Lo cierto es que si el retroceso en el voto del PSOE ha sido general en toda España, también parece razonable que la causa también haya tenido que ser general», justificó el responsable máximo de los socialistas madrileños.
El cónclave de los socialistas de ayer fue un remanso de paz para Gómez que estuvo arropado por sus afines y no encontró voces discrepantes que se salieran de su discurso oficial de «nosotros no hemos sido». Además de eludir la responsabilidad por los resultados en las urnas, Gómez arremetió contra UPyD. Aseguró que el partido de Rosa Díez «en su cesión de gobiernos al PP no cabe otra interpretación que la de que sea cómplice de los que creen que un resultado electoral favorable blanquea la corrupción».En su discurso ante el plenario, sostuvo que, con la irrupción de UPyD, la Asamblea de Madrid se configura «con dos partidos de derechas y dos de izquierdas», y se mostró convencido de que esta nueva fuerza política es la «marca blanca» del PP. Sin embargo y pese que muchos han considerado que este es un comité « a la búlgara» por el escaso margen a la crítica y el control del líder sobre los asistentes, los malos resultados del 22-M empujaron a algunos miembros del PSM a lanzar sus críticas a la gestión de Gómez durante los últimos cuatro años y a la manera en la que ha resuleto la crisis post-electoral. En este sentido, uno de los más críticos fue el ex diputado Adolfo Navarro, que arremetió contra la dirección de campaña del PSM, contra sus carteles de cine y contra el propio Gómez, por quien apostó en 2007 para suceder a Simancas y con quien, apuntó, «todo ha ido a peor».
No hubo mucho más de lo previsible en un comité en el que se han dado cerca de 90 peticiones de palabra y que ha durado casi siete horas. Los primeros en hablar tras la intervención del secretario general del PSM, Tomás Gómez, fueron el ya concejal electo del Ayuntamiento de Madrid Jaime Lissavetzky; el exsecretario del PSM Rafael Simancas, que puso la vista en las elecciones generales de 2012, y miembros del Comité Federal, como Juan Barranco, Matilde Fernández, o José Cepeda, que hicieron hincapié en el «giro a la izquierda» que ha de dar el partido. Pese que hubo bastantes asientos vacíos, algunos de los históricos del PSM sí participaron en el cónclave como el exsecretario del PSM Rafael Simancas, los ediles que dejarán la Alcaldía de sus municipios, como José Pablo González (Villalba) o Enrique Cascallana (Alcorcón) o diputados que serán nombrados en unos días como Matilde Fernández o Juan Barranco.


No habrá congreso extraordinario
- Una de las peticiones de los denominados críticos en el PSM tras el 22-M fue un congreso extraordinario en el que analizar a fondo los resultados electorales y depurar responsabilidades. Gómez se negó a ello desde un principio e hizo caso omiso al manifiesto que circulaba entre los afiliados. Ayer se reafirmó en que este instrumento no es necesario. Sin embargo, las voces que le cuestionan no se silencian y el ex secretario de Organización del PSM en Madrid Andrés Rojo ha exigido al líder del PSM que convoque este congreso para hacer una verdadera autocrítica.
- Rojo también ha pedido coherencia a Gómez, además de exigirle que asuma las «consecuencias del resultado» electoral. «Es evidente que las causas pueden ser diversas, pero pensar que sólo hay razones externas a la gestión del PSM es caer en la irresponsabilidad. Gómez es el máximo responsable del PSM ha ejercido su cargo con total libertad y ha tomado las decisiones que ha creído pertinentes, por tanto, después de este resultado debería ser coherente y asumir también las consecuencias del mismo», ha destacado en una entrevista en «El Digital de Madrid», recogida por Europa Press. La realidad es que Gómez se ha vuelto a negar a rendir cuentas en un congreso.