Permitido copiar a Borges

Agustín Fernández Mallo publica su versión de «El hacedor»

El autor vuelve a romper los límites de la literatura en esta obra
El autor vuelve a romper los límites de la literatura en esta obra

«Remake»: rehacer. Jorge Luis Borges: escritor argentino nacido en 1899. Agustín Fernández Mallo: novelista español nacido en 1967. «¿"Remake"? Algo eterno, que ha existido siempre. ¿Hay un concepto más contemporáneo que la idea de copia? Vivimos en un mundo de descargas. ¿Qué es Google Earth sino una copia de la tierra?». «El hacedor»: libro de Borges publicado en 1960. «El hacedor (de Borges), remake»: obra de Fernández Mallo editada ahora por Alfaguara. «Una vez que se ha creado un texto ya no pertenece al autor. Hago lo mismo que ya había hecho él (Borges), que reescribió a los autores anteriores, desde Homero a los novelistas de ciencia-ficción de serie B. Es la misma pauta. Un libro fluye a través del tiempo y el espacio». La literatura como conjunción, como factor de enfrentamiento, de revitalización y de proyección hacia el futuro.


Más que literatura
En el mundo de internet, de la globalización, de la comunicación sin fronteras (al menos en nuestro Occidente), Fernández Mallo encara al viejo maestro, el cegado y con bastón, pero que sabía orientarse en laberintos y verse en multitud de espejos, a través de uno de sus títulos más complicados, y lo sumerge de lleno en esta contemporaneidad de hoy que simultanea la imprenta y también los códigos binarios, donde los espectadores leen un alfabeto de letras, palabras, frases, párrafos, pero también en un infinito de instantáneas, imágenes, fotogramas y películas. Se lee en papel y también en pantalla. La lectura ya es un actividad multimedia. Y, como una crisálida, puede también ser/convertirse en arte: «En esta pieza, y digo pieza, no relato, lo que me delata, no hay un poema. Es casi una pieza conceptual. Hay un título: "El arrepentimiento de Heráclito", una serie de cifras y de números (Eed Me Call Liz 847 293 5177 2001-09-11 15:52:01 Skytel ...) y una explicación entre paréntesis justo al final: "Fragmento correspondiente al 0,002% de las comunicaciones recibidas y emitidas desde las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001". Al leer esta aclaración el texto adquiere toda su dimensión conceptual. Es lo que recibieron y emitieron las personas antes de que fallecieran. Algo parecido podría haber estado en Arco».

El autor ha revisado la obra de Borges. La ha traído a los parámetros actuales a través de su estética y poética (menciona estos dos vocablos con asiduidad, se aferra a ellos), y ha volcado en un libro especular, gemelo, pero distinto del primero, los relatos que le sugerían esas lecturas llenas de bifurcaciones. No hay pretensiones eruditas. Tampoco una intención de sumar ningún aspecto didáctico. Sólo aportar su mirada, la mirada Fernández Mallo. «No salgo de una idea preconcebida. Únicamente le doy un estilo. Comienzo de algo muy personal. Surge de una necesidad que es mía de desarrollar mi estética».

El novelista argumenta su proposición y asienta algunos puntos orientativos para que se comprenda su propuesta, sencilla de leer, pero compleja en su construcción, y donde, como en obras anteriores, se junta la cultura popular y la llamada alta cultura, rasgos de su trilogía «Nocilla». «No creo que "remake"deba tener una connotación negativa. Me interesa esa idea en dos vertientes: la de la copia exacta que se hace en un momento diferente al original, que es, justamente, el relato de "Pierre Menard autor de El Quijote", de Borges; y el "remake"que aporta un giro nuevo a esa historia. Ésta es la vía que yo he escogido en este caso». Su vanguardia, al final, le ha llevado a una paradoja: la relectura de la tradición. «Claro que tengo una tradición. La que me enseñó a jugar, a darle la vuelta a la tradición, a la misma que rindo pleitesía».


Un libro para el Ipad
La versión en papel de «El hacedor (de Borges), remake» contiene alusiones a direcciones de internet y vídeos. Agustín Fernández Mallo, no obstante, ha sido pionero en romper una nueva barrera y la versión digital de esta obra, tanto para los e-readers como para Ipad, incluye vídeos y «links» que se activan de inmediato al pulsar o tocar sobre ellos. Este concepto amplía la noción de lectura al introducir imágenes y películas que se alternan con el texto en blanco y negro de las páginas. «No creo que estas opciones eliminen el libro de papel, sólo amplían el espectro. La tele no acabó con la radio. Para mí es ser casi como un compositor: hago vídeos y también escribo».



«El hacedor (de Borges), remake»
A. Fernández Mallo
Alfaguara
175 páginas. 18,50 euros.