Operación fracaso

Mal día para Telecinco. Al anuncio de que su propietario, Silvio Berlusconi, será juzgado el próximo 6 de abril por corrupción de menores y abuso de poder –que le ha valido a la cadena de Fuencarral una caída de más del 3% en la Bolsa madrileña–, se une ahora la decisión de suspender anticipadamente una de sus grandes apuestas de la temporada: «Operación Triunfo», el veterano concurso que arrancó en TVE.

Pilar Rubio, presentadora de la última edición de «Operación Triunfo»
Pilar Rubio, presentadora de la última edición de «Operación Triunfo»

Los responsables del canal anunciaban anoche que la gala prevista para el próximo domingo, 20 de febrero, será la última, pese a que el concurso tenía aún un largo recorrido por delante. La decisión llegaba sin previo aviso y con los resultados de la última gala, celebrada el lunes, todavía calientes. Según fuentes de la productora, Endemol, la despedida anticipada es cosa de Telecinco.

Así, en la gala final se llevarán a cabo las actuaciones musicales decisivas para proclamar al ganador del concurso. Los participantes que aún continúan en la Academia –Alex, Moneiba, Niccó, Alexandra, Juan Jefferson, Nahuel, Josh, Naxxo, Nira, Coraluna y Geno– se enfrentarán por última vez al reto de interpretar en directo sus respectivos temas asignados para tratar así de ganarse el favor del jurado y de la audiencia.

Las razones para este final anticipado parecen claras: las audiencias no estaban siendo las esperadas. De hecho, la que tenía que haberse celebrado el pasado domingo se decidió trasladar al lunes, Día de los Enamorados, para tratar de atraer más público. Sin embargo, de nada sirvió el cambio.

Y es que esta última edición de «Operación Triunfo» parecía sentenciada. Nina, directora de la Academia de nuevo, no estaba en su mejor momento, los profesores estaban lejos del glamour de los anteriores y tampoco los miembros del jurado parecían ser lo suficientemente atractivos como para hacer olvidar a Risto Mejide y compañía.

Aunque en las últimas semanas se había tratado de salvar el programa con algunos cambios importantes, la suerte ya estaba echada, a pesar de que la calidad musical de las galas trataban como podían de suplir otras carencias.


El traspié de Pilar Rubio
Madrid- Para muchos, parte de la culpa del fracaso de la nueva edición de «Operación Triunfo» radica en su presentadora, Pilar Rubio, uno de los fichajes estrella de la cadena de Mediaset y que en los últimos años habían tratado de exprimir para distintos formatos como «Mira quien baila».
Las críticas a la guapa presentadora en las webs y en las redes sociales han sido demoledoras y ha habido internautas que han llegado a calificar esta edición del programa como la peor de su historia. Sea ésta la razón o sean un conjunto de factores, lo que parece claro es que no ha cumplido las expectativas con las que fue traída de La Sexta.


Las peores audiencias
Pese a que la audiencia del longevo concurso de Telecinco no ha estado muy por debajo de la media de la cadena, parece que se esperaba mucho más de «Operación Triunfo». La primera gala alcanzó más del 17% de «share», pero la cosa fue a menos y el domingo 6 de febrero congregó a menos de dos millones de espectadores, lo que supone un 12%, el peor dato en la historia de este formato. Con el cambio del programa al lunes esta semana, se consiguió mejorar un poco las cosas, pero ya era demasiado tarde y la decisión de cancelar anticipadamente el programa ya no tenía marcha atrás. Al final, todo se resolverá en siete galas, la última el próximo domingo.