Javier Ares: «Es indecente que la LFP pida un canon»

Asegura que no se debe pagar por retransmitir el fútbol

Javier Ares comenzó en la radio con 17 años, en Valladolid
Javier Ares comenzó en la radio con 17 años, en Valladolid

Quería ser torero o artista de circo cuando era pequeño. «Me tiraba, en definitiva, esto del espectáculo». Pero a los 17 años comenzó a poner música en la Radio, en aquellos «40 principales» de los sábados por la tarde, en su tierra natal, Valladolid. Después, estudió Derecho. «A mi padre lo del periodismo le parecía cosa también de artistas, poco seria». Pero, desde que comenzó en la radio, no ha dejado de ejercer esta profesión. Cuando llegó a Madrid se topó con la información deportiva y ahí sigue. Hoy comienza la décima temporada de Javier Ares en «Radioestadio», de Onda Cero, cuando arranca una Liga cuyo inicio ha está siendo muy agitado.

- ¿Nos esperan novedades esta temporada en «Radioestadio»?
-El formato será el mismo, pero habrá que adaptarse a no tener partidos coincidentes cuyas narraciones se puedan alternar. Tendremos las mismas horas, pero haremos más radio, daremos más contenido, más enriquecedor. Estos nuevos horarios de los partidos determinan que hagamos un mayor despliegue de contenidos de ocio. Ahí tenemos a Bibiana, a Elena y a Lorena Pérez Mansilla, que le aporta su aspecto cultural. Además, contamos de nuevo con Ángel Cappa, que vuelve después de unos años y que para mí es un referente de seriedad y objetividad, y el mejor analista. Tenemos pendiente otro fichaje que aún no se ha firmado.

-Comienza la Liga pero con el hándicap de si podrán las radios entrar en los estadios al no pagar el canon que les exige la LFP...
-Hacen bien en no ceder, porque el derecho a la información es inviolable y lo que hacen es prohibir que los periodistas hagan su trabajo. La actitud de la LFP es una indecencia y la toman animados sólo por la codicia para malgastar el dinero en comidas, viajes... Para conseguirlo pretenden violar derechos como el de informar del periodista o el de estar informado del ciudadano que utiliza la radio para seguir el fútbol porque no tiene medios económicos, o por su trabajo (los conductores, por ejemplo) o porque es invidente. Es intolerable; una codicia obscena. Es una grosería.

-Y ¿cómo afrontan la posibilidad de no ser admitidos en los campos?
-Pues con todos los medios al alcance de nuestra mano. Iremos a cumplir con nuestro trabajo, pero, si no nos dejan, no pasa nada, el fútbol se va a contar. Lo veremos por la tele en el estudio; también nos puede ayudar el público que nos llame desde el estadio...

-Antes de todo esto, tropezamos con el problema de la huelga, que ha hecho que la Liga comience una jornada más tarde. ¿Qué está pasando en el fútbol?
-La LFP tiene que tomar medidas comunes que eviten el impago, porque aquí cuando no se tiene dinero es porque se ha malgastado. Los clubes saben al inicio de temporada de cuánto presupuesto disponen y no tienen por qué gastar más. Debe existir un tope salarial y un mínimo y lo debe imponer la LFP, que son los clubes. Y lo mejor es que luego se acogen a la Ley Concursal. Pues no, no se puede deber al trabajador; otra cosa es que no pague a Hacienda o al provedor, que dejará de abastecerle, pero no al empleado. La huelga era obligada.


La Liga cumple su amenaza
La chispa saltó en pleno verano y ayer comenzó a incendiar el ámbito futbolístico. La LFP, que son los clubes, quiere que las emisoras de radio paguen por retransmitir los partidos desde los estadios y la Asociación Española de Radios Comerciales (AERC) afirma que no van a pagar por informar. Y ayer los clubes cumplieron su amenaza. Los profesionales de radio no pudieron entrar en el estadio Montilivi, de Gerona, para retransmitir el primer encuentro de esta Liga.