Baloncesto

Los Sixers sorprenden a los Celtics y los Thunder arrollan a los Lakers

Los Sixers de Filadelfia mantienen su condición de equipo sorpresa al cobrarse como nueva víctima a los Celtics de Boston, que resignaron la ventaja de campo al caer como locales en el segundo partido de las semifinales de la Conferencia Este. En la otra esquina, la Conferencia Oeste, los Thunder de Oklahoma City no dieron opción a Los Ángeles Lakers.

El escolta-alero Evan Turner surgió con la canasta decisiva y el veterano ala-pívot Kevin Garnett cometió la falta personal en ataque que ayudó a los Sixers a vencer a domicilio por 81-82 a los Celtics.

El triunfo permite a los Sixers empatar a 1-1 la serie al mejor de siete partidos y el tercero se jugará el miércoles en el Wells Fargo Center, de Filadelfia.

Turner anotó con 40,4 segundos la canasta que le dio a los Sixers la ventaja parcial de 75-76, que ya no perdieron, a pesar que el veterano escolta Ray Allen y el propio Garnett anotaron sendos triples en los últimos segundos del partido.

Los Sixers, que dieron la sorpresa de la competición al eliminar (4-2) a los Bulls de Chicago en los cuartos, consiguieron su primer triunfo en Boston desde 1982, en la competición de la fase final.

El equipo de Filadelfia había perdido los siete partidos anteriores de la fase final que disputó en Boston. El último triunfo de los Sixers en Boston fue el 23 de mayo de 1982, cuando ganaron el séptimo y decisivo encuentro de las finales de la Conferencia Este.

Turner surgió como el factor sorpresa ganador al anotar diez puntos, incluida la canasta de penetración que estableció la ventaja, y luego aseguró el triunfo con dos tantos más desde la línea de personal cuando faltaban doce segundos.

El base Jrue Holiday fue el líder del ataque de los Sixers al conseguir dieciocho puntos, incluidos trece en la primera mitad, mientras que Iguodala el jugador más completo de los Sixers al conseguir trece puntos, siete asistencias y seis rebotes.

El ala-pívot novato Lavoy Allen fue el mejor reserva, con diez puntos y ocho rebotes, lo que ayudó a los Sixers a dominar el juego bajo los aros con 47 balones capturados por 36 de los Celtics.

El pívot Spencer Hawes capturó diez rebotes, incluido ocho bajo el aro de los Sixers, puso dos tapones y anotó ocho puntos.

Garnett volvió a conseguir un doble-doble de 15 puntos y 12 rebotes que lo dejaron como el jugador más completo de los Celtics, mientras que Allen aportó 17 tantos y fue el líder encestador.

El base Rajon Rondo volvió inspirado en la dirección del juego al repartir trece asistencias y capturar siete rebotes, pero en ataque aportó sólo ocho puntos de doce tiros de campo.

Se creía que los ocho días de descanso que tuvieron los Thunder con respecto a los Lakers ayudarían pero no de la forma tan determinante como reflejó el aplastante triunfo por 119-90.

Una vez más la combinación del base Russell Westbrook y el alero Kevin Durant fue demoledora en el juego ofensivo.

Westbrook aportó 27 puntos, nueve asistencias, siete rebotes y dos recuperaciones que hicieron desaparecer al base Ramon Sessions.

Si Westbrook se encargó de dirigir las acciones de ataque de los Thunder, Durant lo apoyó con los tiros y 25 puntos, ocho rebotes y cuatro asistencias, que también dejaron en evidencia al escolta estrella de los Lakers, Kobe Bryant.

Junto a Westbrook y Durant, una vez más, surgió el mejor Sexto Hombre de la liga, el escolta reserva James Harden, que ignoró por completo las provocaciones del alero Metta World Peace.

Sus 17 puntos sirvieron para que los reservas de los Thunder aportaran 50 tantos por 26 que lograron los de los Lakers, que solo estuvieron en ventaja en el comienzo del partido.

Luego los Thunder tomaron el control y se fueron al descanso con la ventaja parcial de 15 puntos (59-44), que incrementaron en el tercer periodo hasta 15-2.

Bryant anotó veinte puntos, pero careció de protagonismo en el juego de ataque de los Lakers.

De hecho sólo hizo dieciocho tiros de campo y anotó siete, además de capturar tres rebotes y repartir dos asistencias muy lejos del nivel mostrado por Durant.

El pívot Andrew Bynum fue el único que tuvo presencia bajo los aros con un doble-doble de 20 puntos, 14 rebotes y un tapón.E