La policía china dispersa una manifestación en el centro de Pekín

La policía china dispersó a varias decenas de manifestantes que hoy se concentraron en una céntrica calle de Pekín bajo la consigna de poner en marcha una "revolución del jazmín", a semejanza de la que estos días se extiende por varios países árabes, informaron hoy webs chinas y la agencia Xinhua.

El medio oficial confirmó que una muchedumbre se concentró hacia las 14.00 horas (6.00 GMT) de hoy, domingo, en la calle de Wangfujing, principal arteria comercial de Pekín y situada a pocos cientos de metros de la Plaza de Tiananmen, sede de las protestas pro democracia de 1989.

Según la escueta nota de Xinhua, no hubo enfrentamientos violentos cuando los agentes acudieron a disolver la protesta, pues según la información los congregados "se dispersaron cuando la policía llegó al lugar para mantener el orden".

Algunos vídeos de la protesta han sido colgados en Internet, bajo el título; "revolución del jazmín"("Molihua Gemin"), y pueden verse por ejemplo en http://tinyurl.com/6z7flc9 (aunque éste vídeo no puede contemplarse en China, ya que está alojado en YouTube, una web bloqueada por las autoridades).

El jazmín, símbolo de las protestas de los últimos meses en el mundo árabe, también es un importante elemento de la cultura china: protagoniza una de sus más conocidas canciones tradicionales, y esa melodía fue interpretada en diciembre durante la ceremonia de entrega del Nobel de la Paz al disidente Liu Xiaobo, que no pudo acudir por estar encarcelado.

Pese a que la censura china ha intentado incluso bloquear la palabra "jazmín"en algunos foros de Internet, se habían publicado convocatorias para la protesta de hoy en conocidas webs como Boxun, donde se pedía a los manifestantes que corearan consignas pidiendo trabajo, vivienda, alimentos y justicia.

Se trata de la primera protesta que se produce en China como eco de las que estos días ha habido en Túnez, Egipto, Yemen, Libia, Bahrein y otros países árabes, y que en los dos primeros casos han causado la caída de dictaduras que llevaban varias décadas en el poder.

El Gobierno chino teme que en los próximos meses aumente la inestabilidad social, más que por circunstancias políticas por la creciente inflación en el país, que ha producido aumentos de precios de los alimentos de hasta el 10 por ciento interanual y una subida del IPC del 4,5 por ciento el pasado enero.

En 1989, las protestas pro democracia de Tiananmen se produjeron en un contexto de fuerte descontento de la población china hacia la situación económica de aquel entonces, ya que en 1988 la inflación había sido del 18 por ciento.