Juegos Olímpicos

Rafa Muñoz vuela

En los 50 mariposa logró el primer oro para España en los Europeos. Con 22 años y superada una crisis existencial, llegará a los Juegos de Londres en el esplendor de su carrera

El nadador Rafa Muñoz
El nadador Rafa Muñoz

La «rabia» y el «coraje» acumulados en el año más complicado de su vida llevaron a Rafa Muñoz al oro en los 50 mariposa del Campeonato de Europa. La primera medalla de España en la piscina llegó gracias a un nadador al que su mala cabeza estuvo a punto de apartarle de la pileta. «Tengo el problema de ser andaluz y que no se me entiende muy bien cuando hablo, mi mejor forma de expresarme es en el agua y demostrando lo mejor de mí», afirmó después de bajarse de lo más alto del cajón.

La carrera de Rafa Muñoz no fue la mejor de su vida, pero le bastó para controlar la final. Aunque no salió demasiado bien –tuvo el quinto mejor tiempo de reacción–, de la trayectoria subacuática ya emergió primero y midió perfectamente la llegada. Clavó la última brazada y ésa es una baza fundamental en una distancia tan corta. No bajó de los 23 segundos (23.17) y se quedó a más de medio segundo del que es su récord mundial (22.43), pero logró la ter- cera mejor marca de la historia sin los bañadores mágicos de plástico. Sólo el francés Frederick Bousquet fue capaz de acosarle hasta el muro. El galo le apretó y sólo cuando aparecieron los tiempos en la pantalla Rafa supo que era medalla de oro. «Vamos», gritó al ver su tiempo. Bousquet (23.41) fue plata y el ruso Korotyshkin (23.43), bronce. Las marcas, que el año pasado casi no habrían servido ni para alcanzar una final, revelan la influencia de los bañadores mágicos en los Mundiales de 2009. Y es que este año todavía no se ha mejorado ninguna plusmarca mundial.

El cordobés se acordó tras la final de todos los que le han permitido llegar en condiciones a Budapest. En este capítulo incluyó a la Federación Internacional de Natación, que la pasada semana le perdonó una de sus tres ausencias para conocer su paradero ante posibles controles antidopaje. «Quiero agradecer a los amigos, amigas, chicos, chicas, novias, familia –todo lo que no quería perderse por culpa de la natación y que le tuvo al borde de la retirada, según él mismo reconoció– entrenadores, entrenadoras, todos los que han querido que esté aquí y pueda seguir a pesar de los vaivenes y montañas que puede haber en mi carrera deportiva», aseguró. «Al final conseguimos lo que hemos querido», añadió el cordobés. Rafa Muñoz todavía tiene cuentas pendientes con el campeonato. Le quedan los 100 mariposa. No es su distancia favorita, pero sin estadounidenses ni australianos sus aspiraciones al oro no son gratuitas.


Resurrección de bronce
Duane da Rocha (7-1-1988, Mijas) llevaba cuatro años sin competir en la élite. Después de no lograr la clasificación para los Juegos de Pekín, llegó a plantearse la retirada, pero el apoyo de los suyos y de la Federación la llevó a recapacitar. Los 200 espalda eran una de las pruebas de más nivel de los campeonatos y la malagueña logró el bronce (2:10.46) después de alcanzar la final a lo grande. Logró el mejor tiempo en semifinales y se encontró por primera vez en su vida entre las ocho mejores y en la calle 4. Los nervios, como luego reconoció, la atenazaron, pero alcanzó el bronce en la carrera más «dura» de su vida. Después de terminar cuarta la primera piscina, remontó para llegar al podio.