«Botellódromos» para el verano

Si un alcalde permite beber en la calle, deberá contar con un dispositivo especial que vigile el recinto.

El precedente de Pozuelo
El precedente de Pozuelo

Madrid- Si no puedes con el enemigo, únete a él. Algo parecido a esto es lo que ha debido pensar la delegada del Gobierno, Amparo Valcárcel, ante la inminente llegada de las fiestas de verano de los municipios madrileños.Por este motivo, ha aconsejado a los ayuntamientos que en sus fiestas patronales delimiten zonas acotadas donde se pueda practicar botellón y controlar la salida de envases de cristal para así garantizar la seguridad de los ciudadanos y evitar desórdenes públicos. Botellódromos para acabar con los altercados. No obstante, la delegada señaló que son los ayuntamientos, a través de sus Juntas de Seguridad Locales, los que tienen que autorizar expresamente el consumo de alcohol en la vía pública y delimitar la zona y los horarios para ello en sus fiestas patronales, acogiéndose así la excepción que contempla la Ley Antibotellón aprobada en 2003 por la Comunidad. Serán las Juntas Locales de Seguridad las que determinen también si el perímetro estará vallado o no y los agentes que controlarán el paso de objetos de cristal, latas y otros objetos peligrosos que puedan comprometer la seguridad de las personas. El objetivo, según explicó la delegada, es también controlar que los menores de edad consuman alcohol y actos de vandalismos contra el mobiliario público o peleas. La creación de «botellódromos» durante las fiestas contrasta con el habitual rechazo de la Delegación de Gobierno a la práctica de beber en la calle. La excepción legal durante las fiestas les ha llevado a apostar por un sistema que ya se utiliza en algunas ciudades españolas de manera habitual, como es el caso de Granada. Por otra parte, y como parte de la presentación del Plan Verano 2010, la delegada afirmó que se desplegarán los efectivos requeridos para vigilar las fiestas patronales, como Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Protección Civil y sanitarios y recomiendan a los ayuntamientos que, en algunos casos, instalen sistema de videovigilancia. Por último, apeló a la coordinación entre administraciones para lograr un verano sin incidentes.

El precedente de PozueloUnir las palabras botellón y altercados nos lleva inevitablemente a pensar en Pozuelo de Alarcón. La localidad madrileña se convirtió en el foco de todas las miradas durante sus fiestas en septiembre del año pasado cuando lo que debía ser una noche de celebración terminó en una auténtica batalla campal. Veinte jóvenes detenidos y diez agentes heridos fue el balance de unos incidentes que conmocionaron a los vecinos del municipio y abrieron un debate social sobre el fenómeno del botellón.