Lindsay Lohan problemas con la heroína

Los problemas de Lindsay Lohan son más serios de lo que parecían. Después de cumplir condena en prisión a raíz de su adicción al alcohol salen a la luz unas fotografías que muestran el peor lado de la actriz de Machete. En ellas, Lindsay aparece con una jeringuilla en una mano y su brazo estirado para inyectarse algo que podría ser heroína.

Las imágenes que publica News of the World fueron tomadas durante una fiesta salvaje de Hollywood en 2007 y, ahora que son vistas por primera vez, no parecen sorprender a sus amigos, que llevan siendo conscientes de su estilo de vida desde hace muchos años."Estas imágenes suyas con la jeringuilla son escalofriantes", se asombra un allegado de Lohan, que insiste en que "lo que nadie sabe de seguro es cada cuánto tiempo Lindsay se droga, o exactamente qué drogas toma. Lindsay no ha hecho de su adicción a las drogas ningún secreto, la gente está acostumbrada a verla fuera de sí".Después de ingresar el viernes de nuevo en prisión y salir el mismo día por recaer en su adicción y fallar el control de abstinencia, los amigos de Lindsay revelan que la actriz está pensando en volver a rehabilitación para acabar con sus malos hábitos: "Volverá a tratarse y hará más de lo que le digan que haga".