Adiós a la última frontera

Hasta 2008, la selección absoluta de fútbol era el patito feo del deporte español. En la Eurocopa la historia cambió. El título de campeones de Europa fue el impulso necesario para que la mejor generación de futbolistas españoles de la historia se lo creyera y llegara al Mundial de Suráfrica convencida de que la selección española de fútbol también podía ser campeona del mundo.

El grupo de Vicente del Bosque y que antes estuvo en manos de Luis Aragonés siempre ha reconocido que su modelo a seguir ha sido la selección de baloncesto. Más allá de los resultados –campeones del mundo, subcampeones olímpicos y campeones de Europa–, Gasol y compañía se han convertido en un ejemplo por ser mucho más que un simple equipo. El extraordinario ambiente, el compañerismo y la importancia del bloque son las claves que han provocado la catarata de éxitos en los dos últimos años.Los títulos en los deportes colectivos en los últimos años han sido reiterados. Campeones del mundo de balonmano en 2005, bicampeones mundiales de fútbol sala; trece veces campeones del mundo de hockey sobre patines; bicampeones del mundo de waterpolo y campeones olímpicos; cuatro veces campeones de la Copa Davis... Si los deportes de equipo son una fuente de éxitos, a nivel individual hay muchos deportistas españoles que son los números uno en sus respectivas disciplinas. Rafa Nadal es el mejor ejemplo. El líder de la ATP acumula ocho «Grand Slams» y con la decadencia de Federer se puede convertir en el dominador del circuito los próximos años. El asturiano Fernando Alonso es otro de los nombres propios al haber logrado los dos primeros títulos en la historia de la F-1 para España. El madrileño Alberto Contador, último ganador de las tres grandes carreras por etapas: Tour (2007 y 2009), Giro (2008) y Vuelta (2008), lidera los éxitos del ciclismo español, a los que se suman los tres títulos mundiales de Óscar Freire y las victorias en el Tour de Carlos Sastre y Óscar Pereiro. Las chicas de la natación sincronizada, Marta Domínguez... La selección española de fútbol ya se ha situado a la altura de los más grandes.