El ganado frustra en Dax el regreso del madrileño Sergio Aguilar

La Razón
La RazónLa Razón

Sergio Aguilar reapareció ayer en Dax, tras su brutal cornada en Bilbao, en un festejo plomizo en el que el mal juego de los astados de Garcigrande deslució el espectáculo. Ni el madrileño, ni Ponce ni Castella tocaron pelo.

Con toros de Garcigrande y Antonio Bañuelos (2º y 3º), de poco juego. Enrique Ponce, ovación tras aviso y ovación tras dos avisos; Sebastian Castella, silencio y silencio tras aviso; y Sergio Aguilar, ovación y silencio. Lleno.

Por su parte, el coso albaceteño acogió ayer el cuarto festejo de su feria con un encierro muy variado de Adolfo Martín, al que acompañó una terna donde lo mejor llevó la firma de Rafaelillo. En su presentación en este ruedo, José Luis Moreno se enfrentó a un peligroso «adolfo», que le impidió tocar pelo y Antonio Ferrera también se fue de vacío.

Se lidiaron toros de Adolfo Martín, de juego desigual, el peor, el peligroso 1º. José Luis Moreno, saludos y silencio; Rafaelillo, vuelta al ruedo y silencio; Antonio Ferrera, silencio en ambos . Tres cuartos de entrada.

Segunda de feria en Salamanca, con astados de El Puerto de San Lorenzo, el 3º, lidiado como sobrero, de buena presentación y deslucido juego. Eduardo Gallo, ovación y oreja; Pedro Gutiérrez «El Capea», ovación en ambos ; Juan Antonio Siro, silencio en ambos. Media plaza.