La Comunidad inyecta 13 millones en pedanías y barrios de municipios

Las localidades beneficiarias son Murcia, Cartagena, Lorca y Molina del Segura

Francisco Jódar, Miguel Ángel Cámara, Ramón Luis Valcárcel, Pilar Barreiro y Eduardo Contreras, ayer en la firma de los convenios
Francisco Jódar, Miguel Ángel Cámara, Ramón Luis Valcárcel, Pilar Barreiro y Eduardo Contreras, ayer en la firma de los convenios

Murcia- La Comunidad Autónoma destinará durante 2010 y 2011 un total de 13,3 millones de euros al Plan de Pedanías, Diputaciones y Barrios Periféricos, que se desarrolla, con cargo exclusivamente a los fondos regionales, en Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura, los cuatro municipios con más de 50.000 habitantes. El presidente Ramón Luis Valcárcel y los alcaldes de Murcia, Miguel Ángel Cámara, de Cartagena, Pilar Barreiro, de Lorca, Francisco Jódar, y Molina de Segura, Eduardo Contreras, firmaron ayer los acuerdos por los que se ejecutarán un total de 144 actuaciones en los próximos dos años. Valcárcel destacó que «incluso en momentos de crisis» el Gobierno regional «está comprometido» con los ciudadanos a través de los ayuntamientos, lo que contrastó con la actuación de la Administración central que, «por primera vez en la historia de la democracia ha dado un recorte considerable al gasto municipal». El objetivo de estas subvenciones es financiar obras e infraestructuras en las pedanías, diputaciones y barrios periféricos o deprimidos en estos cuatro municipios, que reúnen a más del 50 por ciento de la población regional, con el fin de corregir los desequilibrios existentes con respecto a los barrios más céntricos y desarrollados. El Ayuntamiento de Murcia recibirá un total de 5,9 millones de euros, con los que financiará 55 actuaciones; el de Cartagena, 3,5 millones de euros para el desarrollo de 33 actuaciones; a Lorca se destinan 2,4 millones de euros, que permitirán acometer 40 obras; y a Molina de Segura, 1,4 millones de euros para 16 actuaciones. El Plan de Pedanías, Diputaciones y Barrios Periféricos está enmarcado en el programa de Cooperación Económica Local para inversiones de la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas, en el que también hay una línea de ayuda a los municipios con menos de 50.000 habitantes, que, a diferencia de estos convenios, tiene carácter anual y que para este año 2010 cuenta con casi siete millones de euros.Además, la Comunidad ha reforzado la línea de ayudas al sostenimiento del gasto corriente municipal, que en 2010 cuenta con 25 millones de euros, el doble que en 2009, conforme a la petición que la Federación de Municipios formuló al Gobierno regional, con el fin de sortear los efectos que la crisis. Barreiro agradeció en esta «difícil» situación el «aporte de oxígeno» que suponen estas ayudas, y la aportación del Gobierno central que ha crecido un 50 por ciento respecto al año anterior en el Ayuntamiento de Cartagena. Por su parte, Cámara destacó que estas ayudas ponen de manifiesto que «hay dos formas de gobernar». Frente a la política del Gobierno central de «estrangular a los ciudadanos a través de los ayuntamientos», el alcalde murciano contrapuso la política de la Administración autonómica enfocada a «incrementar la atención a los ayuntamientos».

Negociación del «plan de rescate»La Comunidad Autónoma y la Federación de Municipios de la Región de Murcia iniciaron ayer los primeros contactos para poner en marcha el plan de ayuda financiera a los ayuntamientos, que inyectará liquidez a las arcas municipales para poder afrontar sus compromisos de pago con los proveedores. La consejera de Presidencia, María Pedro Reverte, y Cámara se reunieron minutos antes de la firma de los convenios para «empezar a trazar el dibujo» de las futuras ayudas, que se traducirán en inversión para gasto corriente, y en «tener consideración» con los ayuntamientos en las subvenciones recibidas. En este sentido, Reverte explicó que el propósito es ampliar el plazo de justificación necesaria de las subvenciones dadas a los ayuntamientos, que en muchos casos no han podido destinarse al motivo que las generó.