Así se ganan las ligas

El partido jugado por el Madrid en Getafe nos deja un resultado pobre si lo comparamos con otros festivales del equipo blanco. Un gol de Ramos, de cabeza a la salida de un córner, fue suficiente para mantener una más que solvente distancia de siete puntos sobre el Barça, que no funciona y que no jugó nada bien ante la Real Sociedad. Ganó, pero lo hizo con esfuerzo, sin fluidez y olvidándose de ese juego rápido y triangulado que le ha dado tantos títulos.

¿Dónde esta ahora mismo la diferencia entre el Madrid y el Barça? El Barcelona no carbura, es consciente de ello y le cuesta mucho jugar. Lo que antes salía de forma natural, ahora requiere una dosis de esfuerzo que antes no era necesaria. En cambio, el Madrid juega bien, fuerte, solvente, efectivo y efectista. Pero, por encima de todo, destaca que cuando las cosas se ponen mal o el partido es duro, como el de Getafe; sabe resolver con autoridad. ¿Jugó bien el Madrid? Pues posiblemente no ha sido de los mejores partidos del año; pero es que precisamente es ahí donde se ganan las ligas.

Cuando hay que dar espectáculo se hace ganando a lo grande; y cuando toca sufrir se gana también con carácter y orden. Y si además la diferencia con el segundo es de siete puntos, sobran las palabras. Segura lección de fútbol del Real Madrid. Así se ganan las ligas.