Rus valora reducir personal y devolver competencias ajenas

El presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, denunció ayer el recorte de las asignaciones del Estado que cifró en más de 214 millones de euros entre las liquidaciones del los presupuestos de 2008 y 2009 y los recortes de 2010.

El presidente desayunó con periodistas antes del pleno provincial
El presidente desayunó con periodistas antes del pleno provincial

Previamente a la celebración del pleno de la Corporación, el presidente provincial aseguró que «no pasa nada, seguiremos viniendo aquí todos los días y mantendremos lainversión en los Ayuntamientos, que es el cometido de la Diputación».

Para cumplir este objetivo, Rus no descarta hacer nuevos ajustes en la plantilla de personal: «si hay menos dinero, también habrá menos trabajo» y devolver las competencias que consideró impropias: «las transferencias que no nos tocan, o se devuelven o se liquidan».

Entre éstas competencias «impropias» Rus citó los ámbitos de la educación, la sanidad y la cultura, y fue más allá y especificó que «en Bétera tenemos un centro de enfermos mentales con 80 empleados que financiamos al ciento por ciento la Diputación». También citó la formación de adultos (EPA) o las escuelas de capacitación agraria o de viticultura. Los dos mil kilómetros de carreteras que forman la red provincial también fueron mencionados por el presidente Rus.
Anunció además recortes en «gastos suntuarios».

«No hay ningún problema, nos apretaremos más el cinturón, pero mantendremos la inversión de los ayuntamientos» reiteró el presidente.

Destacó que la Diputación «paga a sesenta días, y no se deben facturas ni del año anterior ni del pasado», por eso «tenemos dinero en el banco, porque hay que pagar a los proveedores».
Rus se quejó de que «con las liquidaciones de presupuestos no se pueden hacer cuentas serias, porque la imprevisión del Gobierno llega incluso al 30 por ciento».

Y concluyó a su modo: «el que está gordo, no necesita comer más, que coma menos».