Cuando los socialistas imputados sí abandonaban sus cargos

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Francisco Camps es el sexto presidente que dimite por un proceso administrativo o judicial. Salvo un caso, todos son socialistas. Los «felipistas» sí abandonaron su cargo cuando se les involucró en algún proceso judicial, pero parece que ahora dimitir no está en los planes del PSOE. El primer presidente autonómico en renunciar a su cargo fue el socialista Demetrio Madrid, presidente de la Junta de Castilla y León entre 1983 y 1986, al ser imputado por una querella presentada por once trabajadores de la empresa textil de la que era propietario. A la lista se suma el socialista Javier Otano, presidente de Navarra desde mayo de 1985. Dimitió tras ser imputado por un supuesto cohecho en la trama navarra del «caso Roldán». Fue absuelto por la prescripción de los hechos. El tercer caso fue el del presidente del PSOE de Murcia, Carlos Collado, tras un informe del Tribunal de Cuentas que detectó «anomalías contables» en relación a la compra de una finca. En Aragón hizo lo propio el socialista José Marco en enero de 1995, tras dos años en el cargo, por estar procesado en el denominado «caso del sillón». Fue condenado a 13 meses de cárcel. Gabriel Cañellas fue el primer presidente del PP que dimitió como presidente de Baleares en 1995, por los casos «Calvia» y del «Túnel de Soler».