El PP se justifica y dice que pactó con IU ante la «soberbia» socialista

Tras la constitución el pasado sábado de las corporaciones locales, llega la hora del balance. El PP ha logrado en Andalucía casi cien alcaldías más en relación a 2007 con mayorías simples y pactos.

La portavoz del PP-A, Rosario Soto, durante la rueda de prensa que ofreció ayer en Sevilla
La portavoz del PP-A, Rosario Soto, durante la rueda de prensa que ofreció ayer en Sevilla

Precisamente, sobre este extremo, la portavoz del PP-A, Rosario Soto, justificó el apoyo recibido por parte de IU para conseguir una veintena de alcaldías en «la soberbia y el hartazgo» de los alcaldes socialistas durante los últimos años. La dirigente popular negó que se haya llevado a cabo una «pinza», puesto que «los pactos con IU no son pactos de gobierno, sino entendimiento entre personas de diferente ideología que han unido su voto contra el hartazgo y la soberbia de los alcaldes socialistas», al tiempo que animó a «entender el contexto de los distintos municipios». Asimismo, puntualizó que se han efectuado pactos principalmente con los grupos independientes y también con otra fuerzas como PA, IU y PSOE. Situaciones que «una vez más han demostrado la gran capacidad de diálogo para llegar al entendimiento local», lo que implica «mucho respeto y más obligaciones que nunca para gobernar sin discriminar a nadie, tanto a los que han votado al PP como a los que no».

De igual modo, Soto resaltó que con estos resultados se demuestra que «los ayuntamientos no son patrimonio de ningún partido ni de nadie, son patrimonio de los andaluces y ellos con su voto deciden cuál es la mejor vía para ser gobernados», de modo que expresó a los dirigentes que decían que «en Andalucía bajo ningún concepto gobernará el PP, que era imposible», que «no solamente el cambio es posible en Andalucía, sino que se ha demostrado que el cambio es necesario y urgente en la región», con un PP que «se ha convertido en el partido vertebrador de la política». No en vano, «los resultados demuestran que los andaluces confían en el PP y han dicho ‘no' a la gestión pública del PSOE que ha gobernado desde la soberbia», señaló la dirigente popular, quien subrayó que la consecuencia de las elecciones es «una gran responsabilidad». No obstante, aseguró que su formación está «preparada para ese esfuerzo y gobernar desde la austeridad y la transparencia en una situación económica complicada y en instituciones con pocos recursos».

Tras el pasado 22 de mayo el PP-A eleva a un total de 272 sus ayuntamientos, más del doble de los alcanzados en los comicios de 2007, cuando rigió en 130. De este modo, tras los pactos, el PP ha alcanzado 3.148 concejales y gobierna ya en una población de más de 5.412.000 andaluces, el 64,5 por ciento; mientras que el PSOE gobierna sobre más de 2.175.000 andaluces. Además, se registraron «los mejores resultados de la historia de la democracia en elecciones municipales en Andalucía», puesto que el PP logró más de 1.603.740 votos, frente a los que consiguió el PSOE en 2007, en torno a 1.555.880. En concreto, del total de 272 municipios regidos por populares, en 117 obtuvo mayoría absoluta, entre ellas las ocho capitales de provincia de la comunidad autónoma por primera vez, así como en cinco de las ocho diputaciones y en municipios que «hasta ahora parecían inexpugnables para el PP», subrayó Soto. Así, por provincias, la formación popular estará al frente de 57 ayuntamientos en Almería; 17, en Cádiz; 21, en Córdoba; 79, en Granada; 17, en Huelva; 29, en Jaén; 34, en Málaga, y 17, en Sevilla.

El PCA reclama «contundencia»
El vicesecretario general del Partido Comunista de Andalucía (PCA), Juan de Dios Villanueva, consideró ayer que la dirección regional de IU y a las distintas direcciones provinciales tienen que ser «contundentes» en las medidas disciplinarias a tomar con aquellos concejales que han realizado pactos «explícitos» para que las alcaldías recaigan en manos populares. Villanueva explicó que esta situación es «totalmente distinta» de la producida en aquellos lugares en los que, «por dignidad, el grupo municipal de IU se ha votado a sí mismo porque le era absolutamente imposible apoyar al PSOE».