«La condena de Jodorkovski vino impuesta desde Moscú»

La condena de 13 años y medio de prisión impuesta al fundador de la petrolera Yukos, Mijail Jodorkovski, y a su socio, Platon Lebedev, fue dictada al juez desde Moscú, según denunció ayer la secretaria de Prensa del magistrado, Natalia Vasilieva.

Mijail Jodorkovski y su socio Platon Lebedev fueron detenidos en el 2003 y sentenciados a 13 años y medio de cárcel
Mijail Jodorkovski y su socio Platon Lebedev fueron detenidos en el 2003 y sentenciados a 13 años y medio de cárcel

«La sentencia, y lo sé con absoluta certeza, la trajeron del Tribunal de Moscú», dijo Vasilieva en declaraciones al diario digital «Gazeta.ru», al afirmar que ésta le fue impuesta al juez de la corte del distrito Jamovniki, Victor Danilkin, que vio la causa contra Jodorkovski y su socio.

Según la portavoz, «toda la comunidad judicial sabe perfectamente que (el juicio a Jodorkovski) fue un proceso por encargo, y todos entienden la situación en que se vio Viitor Nikolayevich».

Vasilieva indicó que el juez, tal y como lo establece el código procesal, comenzó a redactar la sentencia, pero, según ella, el texto no fue del agrado de las instancias superiores.

«Por eso recibió otra sentencia», subrayó la portavoz, que recordó que nadie puede interferir en la labor del juez cuando redacta su dictamen. Agregó que, según el entorno próximo de Danilkin, la parte resolutoria de la condena le fue llevada al magistrado durante el proceso de lectura.
La segunda condena contra Jodorkovski, otrora el hombre más rico de Rusia, y su socio Lebedev fue leída el 30 de diciembre pasado.

La Fiscalía rusa había pedido una pena de 14 años de prisión para ambos, inculpados por el robo de 218 millones de toneladas de crudo por valor de 27.000 millones de dólares a su propia petrolera privada, Yukos, y de blanqueo de dinero, delitos de los que los acusados se declararon inocentes.

Los dos empresarios, encarcelados desde 2003, cumplen ya una sentencia anterior de ocho años de prisión por evasión de impuestos y, con la condena, podrían obtener su libertad no antes de 2017.

Jodorkovski ha denunciado que el segundo proceso en su contra, al igual que el primero, tiene motivaciones políticas y busca legitimar el desmantelamiento de Yukos, que fue la mayor petrolera privada de Rusia, y la venta de sus activos a la estatal Rosneft. De la persecución se ha responsabilizado al propio Putin.