El «caso Benidorm» certifica la muerte del Pacto Antitransfuguismo

Nunca estuvo muy vivo, la verdad. 59 tránsfugas seguían sentados en otras tantas Corporaciones locales bajo las más variopintas siglas. Los hay de todos los colores: 19 del PP; 10 del PSOE: 4 de CiU; 2 del PA; 2 de ERC; 1 de IU; 1 de Nueva Canarias y 19 no adscritos que un día fueron socialistas, populares o andalucistas.

Imagen de archivo del actual alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, quien ganó la alcaldía apoyándose en un tránsfuga del PP
Imagen de archivo del actual alcalde de Benidorm, Agustín Navarro, quien ganó la alcaldía apoyándose en un tránsfuga del PP

Así que con este panorama por los ayuntamientos españoles era difícil defender la buena salud de aquel acuerdo por el que un día todos las siglas estuvieron de acuerdo en retirar de sus listas electorales a todo aquel que accediera al sillón de alcalde mediante mociones de censura manchadas de transfuguismo.

Aún así, ayer se reunía la comisión de seguimiento del acuerdo, y había una oportunidad para oxigenarlo. Se quedó en el intento, porque los populares se dieron cuenta de la treta con la que los de la calle Ferraz pretendieron neutralizar su intención de condicionar la vigencia del acuerdo a la cabeza del alcalde tránsfuga de Benidorm, Agustín Navarro, al que el PSOE ya había proclamado candidato.

Por partes. El secretario de Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, hizo la oferta por la mañana: «Los partidos políticos abajo firmantes se comprometen a no presentar, a las elecciones municipales de mayo de 2011, como candidatos a las alcaldías a las personas que hayan sido declaradas tránsfugas por la comisión de seguimiento del pacto (...)». Nada, por cierto, que no explicitara ya el texto que se firmó en 1998.

Además, ¿cómo podía el PSOE hacer semejante oferta habiendo ya proclamado candidato su Comité Federal al tránsfuga de Benidorm? La respuesta la dio el propio Hernando al distinguir entre proclamar y presentar. El secretario de Política Municipal del PSOE fió la palabra de la dirección socialista a que si el PP se comprometía a no incluir a ningún tránsfuga en sus listas, Navarro no iría en la candidatura de Benidorm. Luego, esgrimió en defensa de su partido a otros tránsfugas que en la misma Comunidad gobiernan bajo las siglas del PP. Citó los casos de los municipios alicantinos de Vall de Laguar, Villajoyosa o Denia, pero también los andaluces del Puerto de Santa María o Chiclana de la Frontera.

¿Imaginan? La reunión acabó siendo un diálogo de sordos, pues uno por otro..., la casa sin barrer. Vaya, que ni el PSOE ofreció la cabeza de Navarro –algo incomprensible teniendo en cuenta que hasta el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, dijo en su día que no le gustaba nada la presencia de Navarro en una lista de su partido– ni el PP se comprometió a no incluir en sus candidaturas a los 19 tránsfugas que aún gobiernan otros tantos ayuntamientos bajo la gaviota popular. Conclusión: murió el pacto antitransfuguismo, si es que no había muerto hace años.

De hecho, ya a finales del pasado mes de octubre el PP dio por roto el Pacto Antitransfuguismo, justo el mismo día que el Comité Federal del PSOE proclamó candidato al tránsfuga de Benidorm. Lo denunció el vicesecretario Territorial del PP, Javier Arenas, en una misiva pública enviada a José Luis Rodríguez Zapatero, en su doble condición de presidente del Gobierno y secretario general del PSOE.

«Que cumplan lo firmado»

Ayer el PP no se movió un milímetro de esta posición ante la reunión extraordinaria de la comisión de seguimiento. El vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, advirtió preventivamente al PSOE de que el punto 7 del Pacto ya impedía presentar candidatos que hayan sido tránsfugas, y Navarro fue declarado oficialmente como tal, después de que en el verano de 2009 llegara a la Alcaldía tras un acuerdo con un ex concejal del PP. «Eso ya está escrito. Que cumplan lo que tienen firmado», sentenció.

El PP estuvo representado en la comisión por el diputado José Matarí quien, al término de la reunión, confirmó el desencuentro: «El pacto es ya papel mojado. A partir de ahora , el PP presentará a los candidtos que mejor defiendan los intereses de los municipios» y recordó que su partido aún no había confirmado ningún candidato que sea tránsfuga. La versión del socialista Hernando fue bien distinta: «No tenían interés en comprometerse a no presentar en sus listas a tránsfugas. Todo han sido excusas». Aún así, si el PP dio por zanjado el asunto, el PSOE abrió una puerta a la esperanza del reencuentro antes del próximo mes de mayo. Se verá.