Cae una red que falseaba certificados médicos para regularizar extranjeros

Los documentos falsos servían para justificar el «arraigo social» a la hora de pedir la autorización de residencia en España.

Imagen de certificados médicos falsificados que la Policía Nacional se incautó de la red de estafadores
Imagen de certificados médicos falsificados que la Policía Nacional se incautó de la red de estafadores

BARCELONA- La Policía Nacional ha desarticulado un red de presuntos falsificadores con la detención de 93 personas en Tarragona, Reus y Barcelona. La banda se dedicaba supuestamente a expedir certificados médicos falsos para poder regularizar a extranjeros.
La investigación comenzó el pasado verano cuando fue detectado un parte médico falso con el que un inmigrante de origen marroquí pedía la autorización de residencia. De hecho, la documentación, cuyo precio oscilaba entre los 200 y 3.000 euros, servía para demostrar ante las autoridades el «arraigo social» de los que querían regularizar su situación en España.

83 extranjeros detenidos
Tras la primera pista, la Policía Nacional verificó que más de un centenar de extranjeros habrían presentado, ante la Subdelegación del Gobierno de Tarragona, certificados médicos para justificar una estancia superior a la estipulada por la ley.
De los 93 detenidos, 83 son inmigrantes que intentaron demostrar su «arraigo social» y regularizar su situación con documentos falsificados. El resto de arrestados, un total de diez, eran los máximos responsables de la banda de supuestos estafadores. Cada uno de ellos, según explicó la Policía Nacional en un comunicado, tenía un cometido específico dentro de la red. Unos «se encargaban de captar a los posibles clientes», otros «realizaban las falsificaciones» y, un tercer grupo «efectuaban las entregas de los documentos ya falsificados».
Los estafadores, la mayoría de países de África del Norte, «trabajaban», sobre todo, en la estación de autobuses de Reus, en los alrededores de un centro comercial y de la propia mezquita de la misma localidad. Una vez captado un extranjero se le pedía la documentación personal y tras esperar varios días se le volvía contactar para hacerle entrega de parte médico falso a cambio de dinero.
Además, uno de los arrestados es un facultativo. El profesional trabajó en algunos de los centros sanitarios cuyos sellos aparecen en los documentos falsificados. La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones.


Control en Barcelona
El PP planteó ayer en la comisión de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona reforzar las medidas de seguridad para evitar que los gitanos de origen rumano expulsados por el gobierno de Nicolas Sarkozy en Francia se asienten en Barcelona. Ningún grupo más quiso sumarse a la propuesta. La responsable del área de Seguridad, Assumpta Escarp, tachó la propuesta de populista, pero el concejal del PP, Alberto Villagrasa, le advirtió que no se confíen. El PP teme que los gitanos de Francia contacten con conocidos asentados en solares en el distrito del 22@.