Moratinos se autodescarta a 72 horas de conocerse el candidato de Córdoba

El PSOE-A se ha visto inmerso en un traumático proceso para encontrar a los cabeza de cartel para las capitales.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ayer junto a su homólogo francés
El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ayer junto a su homólogo francés

MADRID/SEVILLA- Está previsto que el lunes la Ejecutiva local de Córdoba proponga el candidato a la Alcaldía. El jueves lo ratificará la provincial. El nombre del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha salido al paso en los últimos meses. Sin embargo, las escasas posibilidades de que diera finalmente un «sí quiero» las despejó ayer mismo el propio Moratinos en una rueda de prensa en Madrid junto a su homólogo francés, Bernard Kouchner. «Yo no soy candidato a la Alcaldía de Córdoba», espetó sin ambages, a lo que añadió que en el Grupo Municipal Socialista de la localidad y en la agrupación del PSOE hay «buenos candidatos». Recordó, en este sentido, que él es titular de Exteriores del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y lo seguirá siendo mientras «goce de su confianza y hasta que él decida».

Córdoba es la única capital de provincia en la que el PSOE-A aún no tiene candidato. Y eso que para los próximos comicios municipales apenas resta poco más de ocho meses. En cualquier caso, las dificultades de la capital cordobesa no son una excepción. En Sevilla, por ejemplo, la opción del ex consejero Juan Espadas salió adelante por unanimidad, pero después de que Alfonso Guerra declinara la invitación socialista. En Málaga, asimismo, se cayeron del cartel nombres de más fuerza mediática como el ex consejero de Cultura, José María Martín Delgado, o la ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez, antes de que la Ejecutiva local ratificara a la ex delegada de la Junta María Gámez. Estas dificultades del PSOE se enmarcan en una problemática apuntalada en dos cuestiones: las encuestas apuntando a un escenario más que posible del PP gobernando en las ocho capitales de provincia y la exigencia de Griñán de que los candidatos estén 4 años en la oposición si pierden.

Una vez evaporada la opción de Moratinos, la pugna de Córdoba, por ahora, pivota sobre dos posibles candidatos: el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento, Rafael Blanco, que ayer mismo reclamó su derecho a volver a concurrir –«a mí nadie me ha dicho que no», deslizó–; y el secretario provincial del PSOE, Juan Pablo Durán. La principal rémora de Blanco es que obtuvo un resultado pírrico en 2007 y esto no se adecua precisamente a las directrices marcadas por Griñán.

Por su parte, el presidente del PP-A, Javier Arenas, calificó la renuncia de Moratinos como «la última metedura de pata» de Griñán. «Cualquier candidato que se designe ahora será segundo plato», adujo.