El PP denuncia en Innovación un «fondo de reptiles» idéntico al de Empleo

Sevilla- El Partido Popular quiere que la investigación de los ERE dé un «salto más allá» y se ponga también la lupa en la Consejería de Innovación por utilizar un procedimiento para el pago de ayudas idéntico al que arbitró la Consejería de Empleo a partir del convenio firmado en julio de 2001 con el extinto Instituto de Fomento de Andalucía (luego IDEA). Este último convenio, el de Empleo, dio lugar al conocido «fondo de reptiles» por la opacidad y arbitrariedad en el reparto de dinero investigado por la juez Mercedes Alaya.

El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, denunció ayer la «implicación desde el principio hasta el final» de la Consejería de Innovación, al tiempo que reclamó un presunto convenio que firmó esta Consejería con la agencia IDEA para hacerse cargo de las ayudas sociolaborales a partir de 2010, pasando así Innovación, tal y como hacía Empleo, a «firmar, autorizar y ejecutar» las ayudas.

En este sentido, extendió las responsabilidades a la etapa de Griñán como presidente de la Junta y a la gestión de consejeros que han estado al frente de Innovación. Entre ellos, Francisco Vallejo, con el que no contó Griñán tras la crisis de Gobierno de abril de 2009, cuando cogió el relevo de Chaves.

Según un acta de la reunión del Consejo Rector de la agencia IDEA presidida por Vallejo, el 19 de febrero de 2007 el ente dependiente de Innovación acordó otorgar una ayuda excepcional de 1,2 millones de euros a la empresa Corchos de Cazalla, propiedad de Ángel Rodríguez de la Borbolla, imputado en la trama y hermano del ex presidente Borbolla. En este caso, es Empleo, por mediación de la Dirección General de Trabajo, la Consejería que encomienda a IDEA el pago, siguiendo así el trámite habitual del «fondo de reptiles». La ayuda no se publicó en el BOJA. El PP pide investigar otras 19 ayudas firmadas por Vallejo.

Hay que recordar que la Guardia Civil ya apuntó en un informe que en la etapa de Griñán se siguió utilizando el sistema irregular de pagos. Consta incluso una carta remitida por el director general de Empleo imputado Daniel Alberto Rivera el 14 de septiembre de 2010 a IDEA para que pague el 75 por ciento de una ayuda sociolaboral a la empresa Abantia Ticsa con cargo a los fondos de la Consejería de Economía e Innovación –con Antonio Ávila al frente del departamento–. Es decir, Empleo dispone la ayuda e Innovación paga, lo que se ha etiquetado como el «tercer fondo de reptiles». No hay que perder de vista, asimismo, que a partir de 2010 numerosos pagos se ordenan desde Empleo en virtud de la orden del 27 de abril de ese año, que encomienda pagos a través de IDEA. Igual que con el convenio de 2001, la opacidad fue absoluta. No hay rastro en el Boletín Oficial de la Junta. Las ayudas no pasaron por el Consejo de Gobierno. Tenían que hacerlo las superiores a 1,2 millones.

 

«Es imposible hablar de sostenibilidad si la Junta no paga la Seguridad Social»
El secretario general del PP-A salió al paso de la información publicada ayer por LA RAZÓN, según la cual la Junta de Andalucía no pagó en diciembre las cuotas de la Seguridad Social de 61 trabajadores de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (Agapa). Este incumplimiento obligó a la Tesorería de la Seguridad Social a abrir un expediente de reclamación, con el consiguiente recargo del 20 por ciento. De los 44.353 euros adeudados, se pasó a 53.224. Para Sanz es el «peor ejemplo» que puede dar la Administración. «Es imposible hablar de la sostenibilidad del sistema si la Junta no paga siquiera las cuotas de la Seguridad Social». «Deberían ponerse al menos colorados. Éste es el mayor peligro para el mantenimiento del Estado de Bienestar». La Agapa depende de la Consejería de Agricultura. Es una de las ocho macroagencias sobre las que pivota la reordenación del sector público aprobada por ley a principios de 2011.