España da a Teherán hasta mañana para disculparse

La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez, dio ayer al régimen iraní un plazo de 48 horas para presentar una disculpa o dar una explicación razonable por la detención del cónsul español, Ignacio Pérez Cambra, durante cuatro horas en una comisaría de Teherán el pasado lunes

La ministra Trinidad Jimenez
La ministra Trinidad Jimenez

«Trini» explicó en los pasillos del Congreso de los Diputados que si no reciben una disculpa que «dé satisfacción», el Gobierno estudiará llamar a consultas al embajador en la capital iraní, Leopoldo Stampa. Fuentes diplomáticas consideran la detención de Pérez Cambra, que se produjo tras las protestas callejeras de la oposición contra el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad, como un hecho «muy grave» que exige una rectificación y que viola la Convención de Viena de 1961.

Nada más conocer lo sucedido, Exteriores convocó al embajador iraní en España, Morteza Saffari Natanzi, pero, al parecer, la explicación no bastó, y el Ministerio emitió en la mañana de ayer una nota verbal de queja a través de la legación en Teherán. Jiménez ha asegurado no obstante que el cónsul español no recibió «ningún tipo de maltrato» durante el arresto y tampoco fue interrogado. Al parecer, el diplomático español fue detenido cuando regresaba a la cancillería tras haber recorrido junto al embajador una avenida del centro cercana al lugar donde se desarrollaba la manifestación. Según Efe, Pérez Cambra ha explicado que los policías le dijeron que «había hecho algo malo» por haber asistido a la protesta.