Capital riesgo las inversiones del futuro

Valencia- La Comunitat Valenciana representa solo el tres por ciento de las inversiones de capital riesgo que se producen en España, un porcentaje muy bajo si se tiene en cuenta que la región equivale al diez por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) nacional. Es un tipo de financiación poco habitual y arriesgada, por ello, el empresariado valenciano ha sido siempre reticente a recurrir a ella.

Pero los tiempos han cambiado, y mucho. Los bancos no dan créditos -aunque ellos repiten constantemente lo contrario- y hoy en día es prácticamente imposible conseguir financiación para un proyecto, aunque se demuestre su rentabilidad.

Por ello, las empresas van a tener que recurrir a fórmulas alternativas de financiación, como los fondos de capital riesgo o la salida al Mercado Alternativo Bursátil (MAB), una especie de «minibolsa» para empresas con menor facturación.

La Conselleria de Economía, Industria y Comercio ha planteado como una de sus medidas estrella de cara al próximo año, la potenciación del uso de este tipo de financiación ¿Cómo? Formando a los empresarios y acompañándoles en los trámites, algo que para alguien poco ducho en la materia puede resultar de gran utilidad.

La Generalitat valenciana apuesta desde hace años por este tipo de fondos. Ya en 2006, antes de que empezara la crisis, el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), dependiente de la Conselleria de Economía, entonces dirigida por Gerardo Camps, impulsó la creación del fondo Comval Emprende, destinado a financiar proyectos en fases iniciales. Con un patrimonio de 13,5 millones de euros, dicho fondo ya ha finalizado la fase de inversión.

Un año después, el IVF lanzó el Tirant Inversión, dirigido a proyectos de desarrollo, expansión e internacionalización de pymes valencianas. Con un patrimonio de 46 millones de euros, Tirant finalizará este año su fase de inversión. Cuenta con participaciones en empresas como Filmax, Edbe o El secreto de la dama.

Ese mismo año, se constituyó el Angels Capital FCR, destinado a proyectos de emprendedores en fases de capital semilla y «start up». Los participantes en dicho fondo son el IVF y Finop, propiedad del empresario Juan Roig. Cuenta con un patrimonio de 17 millones de euros y con inversiones en empresas como SAB, IVP o Valres.

Por último, en agosto de 2010, se constituyó el fondo Santangel, en el que el IVF aportó diez millones de euros. Esta iniciativa va dirigida a principalmente a proyectos de desarrollo, expansión e internacionalización de las empresas. El objetivo del fondo es de 100 millones de euros y en la actualidad está abierto el periodo de levantamiento del capital aportado. La Generalitat relanzará este tipo de inversiones a partir del año que viene.

 

Buch, todo un experto en este tipo de fondos
No es de extrañar que el actual responsable de la Conselleria de Economía, Máximo Buch, haya mostrado tan pronto (ostenta el cargo desde el pasado mes de enero) su predilección por los fondos de capital riesgo como forma de financiación. Antes de ocupar el sillón de conseller, fue director de Tandem Capital Gestion y ejerció su labor en otras empresas como Osborn International, perteneciente al Fondo SawMill Capital. Además, perteneció al Comité Ejecutivo de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri). En definitiva, Buch sabe perfectamente de qué está hablando.