Europa

Rechazo total a la creación de los eurobonos

«No creo que los eurobonos nos pudieran ayudar en esta situación». Con esta afirmación tan directa como contundente, Angela Merkel cerró ayer la puerta al debate sobre los eurobonos que se había abierto en las últimas semanas. Un rechazó que secundó Nicolas Sarkozy, que aseguró que pondrían «en grave peligro» a los países mejor situados, y no deberían ser más que el resultado de «un proceso de integración».

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Sarkozy aseguró que los eurobonos garantizarían la calificación «AAA» de toda la deuda en Europa sin tener un control sobre el gasto, por lo que no tiene sentido garantizar la deuda de un país que luego puede hacer lo que quiera con ella.

Los eurobonos no son más que deuda pública que emitiría la UE avalada por todos sus países y que sustituiría a la deuda nacional. Al contar con el respaldo de economías tan poderosas como la alemana o la francesa, su rentabilidad sería inferior a la de los actuales bonos de las economías más débiles, como España o Italia, lo que permitiría a estos estados financiarse de forma más barata que ahora. Por contra, los países más fuertes, que ahora colocan su deuda a un interés bajo, tendrían que obtener el dinero a través de estos bonos cuya rentabilidad sería mayor que la de su actual deuda nacional, lo que encarecería sus recursos .
No es extraño que España e Italia defiendan su creación y que Alemania u Holanda se hayan opuesto con firmeza.