«Hay que traer a Publio a casa»

La viuda de Cordón agradeció ayer al Ministro del Interior el trabajo para esclarecer el secuestro y le pide que sigan hasta hallar el cadáver

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, mostró ayer su confianza en que los últimos cuatro miembros de los GRAPO detenidos, colaboren y digan exactamente dónde se encuentra enterrado el cadáver del empresario Publio Cordón, secuestrado por esta banda en junio de 1995.
Tras reunirse con la viuda de Cordón, Pilar Muro, y una de sus hijas, Fernández Díaz reveló que en la inhumación del empresario participaron tres terroristas, entre ellos José Antonio Ramón Teijelo, María Victoria Gómez Méndez, detenida ayer en la cárcel (donde cumplía condena), y una tercera persona de la que no ha revelado su identidad.
Condiciones inhumanas
Gómez Méndez, junto a Teijelo custodiaron a Cordón en la vivienda alquilada por el propio Teijelo con documentación falsa y la acondicionaron para el secuestro del empresario que, ha recordado el ministro, vivió en unas «condiciones inhumanas», encerrado en un armario. Por su parte, Vicente Sarasa, detenido el jueves en Cádiz, y Manuela Ontanilla, pareja de Teijelo, se encargaron de cobrar el rescate de 400 millones de pesetas que pagó la familia, cuando el empresario ya había fallecido.
Según Fernández Díaz, con las cuatro últimas detenciones junto a las realizadas años atrás de la cúpula de los GRAPO, se ha terminado de arrestar a todos los terroristas que de una forma u otra participaron en el secuestro y muerte de Publio Cordón.
No obstante, el titular de Interior reconoció que el caso no estará completamente esclarecido hasta que aparezca el cuerpo del empresario zaragozano, aunque sí cierra las «macabras hipótesis» que surgieron sobre este caso y las «muchísimas mentiras» de los terroristas, incluso la de una fuga voluntaria que añadieron un «sufrimiento moral» a la familia.
«A falta de ese detalle humano importante, está esclarecido prácticamente», dijo el ministro del Interior. Agregó que las Fuerzas de Seguridad «no regatearán esfuerzos» para localizar el lugar donde yacen los restos de Publio Cordón. Subrayó que las circunstancias exactas de la muerte del empresario no podrán conocerse hasta que se halle el cadáver, que, según todos los indicios está enterrado en el Mont Ventoux, en Francia, y se le practique la autopsia.
Alivio
La viuda del empresario, Pilar Muro, dijo que la detención de estos terroristas y conocer la circunstancias de su cautiverio ha aliviado en parte el sufrimiento de la familia, que no terminará hasta que aparezca el cuerpo y «llegue la paz espiritual que necesitamos». «Lo hemos pasado muy mal pero este momento se podría considerar de gran satisfacción porque parecía imposible que pudiéramos llegar» hasta aquí.
Se mostró escéptica sobre la colaboración de los GRAPO, que «además de unos terroristas son unos embusteros». Por eso, ha pedido que «por favor» continúe la búsqueda para que «podamos traer a Publio a casa, a Zaragoza». «Lo que queremos es encontrar a Publio y que termine este capítulo familiar tan tremendo».