La campaña catalana se calienta

El portavoz del PSC exige una rectificación pública a Artur Mas y arremete contra el «personaje» Tremosa.

Tremosa y Artur Mas, se desata la polémica
Tremosa y Artur Mas, se desata la polémica

Con los ojos puestos en intentar reducir la progresiva desafección política de los catalanes, el presidente de la Generalitat, José Montilla, aprovechó su anuncio de convocatoria electoral para exigir «juego limpio» a los partidos políticos, en general, y a CiU, en particular. Aunque al líder de la federación nacionalista, Artur Mas, no le cayeron los anillos a la hora de recoger en guante de Montilla, pocas horas después ya se le empezaba a alborotar el gallinero.

No en vano, la exhibición inicial de buena voluntad de los partidos catalanes, dejó paso en un santiamén a una escalada de insultos entre socialistas y convergentes. El encargado de prender el fuego fue el eurodiputado de CiU, Ramon Tremosa, después de acusar a Montilla de practicar «franqusimo sociológico» en su estado de Facebook. A Tremosa –fichaje estrella de CiU en las pasadas elecciones europeas– no le sentó bien la decisión del presidente de la Generalitat de convocar las elecciones coincidiendo con el Barça-Madrid, porque, según afirmó, le recuerda a «los últimos años del franquismo», ya que en «la dictadura todo servía para tapar la mala política».

Con unas encuestas nada favorables, y ante una CiU en estado de gracia, los socialista salieron en tromba para dejar en evidencia a los nacionalistas. Especialmente contundente fue el portavoz del PSC, Miquel Iceta, que no tuvo reparos en tachar al «personaje» Tremosa de «maleducado niño de papá» y de arremeter contra los nacionalistas que se apuntaron a la política después de la dictadura «en busca de cargo público», en clara alusión a Mas. Los socialistas exigieron también al líder de CiU una rectificación pública. Sin embargo, Mas evitó echar más leña al fuego y se intentó desmarcar de los «reproches» de Tremosa volviendo a solicitar una campaña «limpia». Aunque la federación nacionalista evitó desautorizar públicamente a su eurodiputado, éste publicó posteriormente una aclaración en su blog personal.