Navalni acusa a Putin de su envenenamiento y confirma que regresará a Rusia

El líder opositor ruso, en una entrevista concecida al semanario Spiegel, ha señalado al presidente ruso como el causante de su atentado

Alexei Navalni ha concedido este jueves al semanario alemán Spiegel sus primeras declaraciones después de que fuese internado en la clínica berlinesa Charité tras haber sido envenenado con un gas nervioso en Rusia. El principal opositor de Vladimir Putin ha explicado cómo fueron los momentos después de ser envenenado el pasado 20 de agosto: “No sientes dolor, pero sabes que estás muriendo”.

Navalni, que ha sobrevivido gracias a la ayuda prestada por una ONG alemana, así como por el gobierno alemán, al parecer estaba de buen humor y aseguró a los periodistas: “Creo que tras el atentado se encuentra Putin”. Asimismo ha asegurado que, a pesar de haber sufrido el ataque que casi le cuesta la vida, no tiene miedo.

Los médicos que le han atendido en la clínica aseguraron hace dos semanas que el veneno empleado era una versión de un gas nervioso desarrollado en la Unión Soviética. Moscú ha negado cualquier implicación del gobierno en el ataque al político y abogado. Desde el Kremlin aseguraron en un comunicado que “estos ataques al presidente son infundados e inaceptables”, según el portavoz del gobierno Dimitri Peskow. El jefe del parlamento ruso, Wjatscheslaw Wolodin, explicaba en un comunicado publicado en la web de la Duma que “Putin le ha salvado la vida”. El ataque a Navalni sería producto de una escenificación de los servicios secretos occidentales.

Navalni agradeció en la entrevista la ayuda prestada por los médicos alemanes y por el gobierno de Merkel. “No conozco a nadie en Alemania y aún así me han salvado”, aseguraba. Navalni, que aún está en proceso de rehabilitación ha explicado que hace diez días no podía ni subir una escalera y ahora ha recuperado sus facultades mentales. “Eso es lo importante”, decía. La canciller Angela Merkel visitó a Navalni en el hospital hace tres días según Spiegel y según aseguró el propio Navalni en Twitter, pero la cancillería no ha querido hacer declaraciones al respecto. Merkel impeló a Rusia a aclarar “cuanto antes” las circunstancias del envenenamiento y los posibles autores.

El envenenado cree que el hecho de haber sobrevivido se debe a una “concatenación de golpes de suerte”, ya que los pilotos habrían aterrizado en Omsk de emergencia y de ese modo pudo recibir el antídoto al veneno en las siguientes seis horas del ataque. Aseguró que el plan para asesinarlo estaba muy bien pensado: “Habría volado hacia Moscú y habría acabado en el depósito de cadáveres”.

Navalni le habría dicho al asistente de vuelo que alguien le había envenenado y que se estaba muriendo. Asimismo acusó al jefe del hospital de Omsk en el que fue tratado en un primer momento, ya que éste aseguró que se trataba de una enfermedad y no de un envenenamiento. El político ruso fue dado de alta el pasado miércoles después de permanecer 32 días ingresado, 24 de los cuales estuvo en la UCI. La recuperación está siendo muy positiva y rápida, aseguró un portavoz de Navalni al diario Bild, sin embargo, aún no se sabe si tendrá secuelas duraderas.