Política

El imperio subterráneo de Gaza

Uno de los cohetes lanzados desde Gaza que impactaron en Ashkelon
Uno de los cohetes lanzados desde Gaza que impactaron en Ashkelon

Hamas ha estado preparándose para este enfrentamiento durante un año y medio, desde el anterior choque de envergadura con el Ejército israelí, y ha construido su fuerza militar por toda la Franja de Gaza. Así lo confirmó ayer un alto oficial de las Fuerzas de Defensa de Israel, quien explicó que «la infraestructura de Hamas, su fuerza militar, se encuentra bajo tierra y en zonas pobladas, entre las casas de los gazatíes y en los campos de agricultores, cuyo deseo es simplemente mantenerse y vivir, pero cuyas plantaciones han sido tomadas por los terroristas». El tema de los civiles palestinos es uno de los más controvertidos en la guerra actual, y fue clave también en los operativos anteriores. Probablemente el mensaje de Israel al respecto pueda resumirse en la frase que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha dicho repetidamente en los últimos días: «Nosotros desarrollamos misiles para proteger a los civiles mientras que Hamas usa a sus civiles para proteger a sus misiles».

El mismo argumento fue recalcado ayer por el alto oficial entrevistado. «Desplegamos todos los esfuerzos posibles para no dañar a civiles no involucrados», aseguró. Y fue más allá al confirmar que «podríamos haber matado a 14 comandantes de batallones de Hamas, pero nos abstuvimos de hacerlo, porque divisamos civiles, niños, mujeres y ancianos, cerca suyo».

El oficial admite que «ésta es una complicación desde un punto de vista operativo, pero preferimos hacerlo así, de acuerdo a nuestros valores, esforzándonos al máximo para que no mueran civiles». El oficial rechaza los números que publican fuentes palestinas en Gaza, según los cuales la mayor parte de los muertos registrados hasta ahora por los ataques aéreos de Israel eran civiles. Asimismo, recalca que «hemos hecho muchos intentos de evitar que se llegue a este momento, aclarando repetidamente a Hamas que a la calma se responderá con calma; pero, en lugar de escuchar, Hamas respondía lanzando misiles cada vez de mayor alcance». Ahora, asegura que Israel tiene un objetivo: «Golpearemos a Hamas con mayor fuerza. No permitiremos que continúe amenazando a nuestra población. Continuaremos atacándole donde más le duele». Según el oficial, Israel estudió de antemano la infraestructura de la milicia y tenía claro qué blancos debía atacar: lanzacohetes, depósitos de misiles, diferentes instalaciones de su industria de desarrollo y producción de los cohetes, fundiciones... Asegura que «Hamas comprende el daño que está llevando a Gaza», pero no tiene dudas de que «por ahora, seguirá atacándonos». «Estamos preparados para ello».

Es imposible hablar con alguien de su posición sin preguntar si Israel va a lanzar un operativo terrestre en Gaza. Su respuesta es clara: «Todas las tropas de las unidades de tierra están listas, entrenadas, cada una en sus misiones. Si se decide que hay que hacerlo, se hará. Está todo preparado». Al hablar del resultado esperado, el alto oficial afirma que un «buen resultado es lograr dañar seriamente la capacidad de acción de la infraestructura armada de Hamas, sus posibilidades de fabricar cohetes». Evidentemente, no se hace ilusiones al pensar en el final de este operativo: «No soy ingenuo, ni creo que esto solucionará el problema. Pero no podemos aceptar que cada vez que ellos tengan problemas reaccionen en nuestra contra». El oficial no tiene dudas de que Hamas cuenta aún con misiles de largo alcance capaces de alcanzar el centro del país.