Los ex presidentes españoles de la Eurocámara abogan por un verdadero Gobierno europeo

Barón, Gil-Robles y Borrell suscriben un manifiesto para animar a votar en mayo

Los ex presidente del Parlamento Europeo Enrique Barón, José María Gil-Robles y Josep Borrell

A seis meses de las elecciones europeas, los tres españoles que han presidido hasta ahora la Eurocámara, Enrique Barón (1989-1992), José María Gil-Robles (1997-1999) y Josep Borrell (2004-2007) presentaron ayer en Madrid un manifiesto a favor de un verdadero Gobierno europeo. Partiendo de la convicción de que la UE "es la única solución a los padecimientos que arrastramos tras seis años de la mayor crisis sufrida desde su fundación", los tres ex eurodiputados animan a profundizar en el proceso de construcción europea. Concretamente, reclaman a los Veintiocho la consecución de la unión bancaria y fiscal y la creación de un Tesoro Europeo.

Frente al auge de los partidos euroescépticos y populistas, el socialista Borrell reconoce que "es difícil superar el componente emocional de esos movimientos eurófobos", por lo que es necesario "crear una emoción, un sentimiento de comunidad". Según el texto de cuatro páginas presentado en un acto organizado por el Movimiento Europeo, la práctica de nuestros valores nos ayudará a "superar las amenazas del populismo, los riesgos que suponen las propuestas de secesión de nuestros Estados y las amenazas del radicalismo extremista que minan la convivencia y arrastran a los jóvenes a la violencia".

Para los tres ex presidentes del Europarlamento, por primera desde 1979 el voto de los europeos será decisivo para decidir el futuro rumbo de la Unión. A imagen y semejanza de lo que ocurre en las elecciones nacionales, los partidos europeos elegirán como cabeza de lista a su candidato para presidir la Comisión Europea. Así, lo ha hecho ya el Partido de los Socialistas Europeos (PSE), que ha designado al socialdemócrata alemán Martin Schulz, mientras que el Partido Popular Europeo (PPE) tiene previsto hacer lo propio en marzo en Dublín. Entre los presidenciables que más suenan, destacan la comisaria europea de Justicia, la luxemburguesa Viviane Reding; su compatriota, Jean-Claude Juncker, aupado del poder tras las últimas elecciones; el francés Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior, o el primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen. Además, todos los candidatos participarán en un debate televisivo durante la campaña electoral, lo que significará que las elecciones "dejen de ser un 'remake' de las nacionales en las que la gente no sabía qué elegía", destaca Borrell.

"Será la primera vez que en la que se harán visibles las distintas opciones electorales", destaca, por su parte, el popular Gil-Robles, que recuerda que "tendremos el derecho a decidir cómo financiamos el restablecimiento de la actividad económica para absorber el paro". El socialista Barón va más allá y pide que Europa siga la tradición británica y "sean candidatos a diputados los futuros comisarios". En su opinión, el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial puede coincidir con este salto de gigante para los europeos, que "sólo juntos pesaremos en el mundo del futuro".