Actualidad

Protesta ante la Embajada de Arabia Saudí en Madrid por el caso Khashoggi: “Sin periodismo no hay democracia”

Un año después de su muerte Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras, han convocado hoy un acto de protesta frente a la embajada de Arabia Saudí

Amnistía Internacional y Reporteros Sin Fronteras, han convocado hoy un acto de protesta frente a la embajada de Arabia Saudí

Publicidad

El periodista y columnista del Washington Post, Jamal Khashoggi, fue asesinado el 2 de octubre de 2018. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan confirmó ayer que su cuerpo “fue cortado en trozos” dentro del consulado saudí en Estambul, aunque hasta el momento no se han encontrado pruebas forenses. El objetivo de la manifestación era reclamar justicia y pedir una investigación independiente que revele la verdad de los hechos, además de crear conciencia acerca de este tipo de persecuciones hacia la prensa y los periodistas en todo el mundo.

Según apunta Amnistía Internacional, “las autoridades saudíes y los gobiernos extranjeros siguen ocultando la verdad con excusas sobre seguridad, lucrativos lazos empresariales o negocios que incluyen la venta de armas”. Todo parece indicar que Mohamed Bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, está detrás de lo ocurrido. Nada se hace en el régimen sin su autorización.

“Este tipo de cosas demuestran el cinismo de las relaciones internacionales. Por una parte hay un discurso a favor de los derechos humanos, y por otra parte están los intereses económicos y militares. Esto hace que mucha gente se vuelva muy escéptica, por la diferencia existente entre lo que se dice y lo que se hace. Esto es un intento de que los regímenes sean consecuentes, y de que si piden democracia y derechos humanos, no comercien con quién utiliza estos negocios, para después reprimir a su población o permitir que un régimen como el saudí se perpetúe” ha declarado a La Razón, Alfonso Armada, presidente de Reporteros Sin Fronteras en España.

La directora adjunta de Amnistía Internacional en España, Eva Suárez-Llanos, se ha manifestado en líneas similares. Ha recalcado que “la actitud de la Comunidad Internacional se mantiene muy laxa respecto a lo que está sucediendo en Arabia Saudí”, y ha realizado un llamamiento para que las principales potencias de la ONU pongan en marcha una investigación independiente “que pueda conducir a saber la verdad acerca de acerca de lo que sucedió y así poder obtener justicia”.

Publicidad

Reporteros sin Fronteras elabora todos los años un mapa sobre el estado de libertad de prensa en el mundo. En él se pueden observar grandes manchas negras donde la libertad de expresión y de prensa brilla por su ausencia. China, Eritrea, Siria, Arabia Saudí, Irak, Afganistán o Rusia son países donde la persecución al periodista es sistemática.

“Los periodistas viven en condiciones infrahumanas en cárceles miserables e incluso algunos llegan a desaparecer directamente. Es una práctica que cada vez está teniendo más predicamento y discursos tóxicos como el de Trump, donde dice que los periodistas son enemigos del pueblo, están siendo replicados por dirigentes políticos como Viktor Orban (Primer Ministro de Hungría). Este tipo de discursos lanzan un mensaje muy perturbador, ya que hay gente que después se toma la justicia por su mano y lleva a cabo este tipo de crímenes” señala Alfonso Armada.

Publicidad