Melissa Gilbert: «Stone me puso de rodillas y me humilló»

Oliver Stone y Melissa Gilbert estuvieron a punto de cruzar sus caminos profesionales en «The Doors»
Oliver Stone y Melissa Gilbert estuvieron a punto de cruzar sus caminos profesionales en «The Doors»

La intérprete de «La casa de la pradera» denunció ayer el acoso del que fue objeto por parte del director durante la audición para la película «The doors».

Hollywood sigue acumulando coleccionistas de abusos. A esa larga lista de mujeres que han sacado a la luz abusos en el pasado gracias al movimiento «#MeToo», ayer se sumó el nombre de otra famosa intérprete. Melissa Gilbert se atrevió ayer, un cuarto de siglo más tarde, a narrar el horrible y humillante episodio que sufrió durante la audición para una película. En un principio no quiso dar el nombre, temerosa de que él tuviera una «reacción violenta en su contra». Pero Andy Cohen, presentador del programa «Radio Andy» del canal SirusXM, seguía preguntando y finalmente la actriz cedió: «Está bien, mierda. Era Oliver Stone para la película “The Doors”». La protagonista de «Secretos y mentiras» acudía al casting para optar al papel de la mujer de Jim Morrison, Pamela Courson, que finalmente interpretó Meg Ryan. Según su versión, que ahora otros compañeros de aquel día podrán corroborar, el director escribió una escena para que representara delante de él sin vínculo con la historia. Una prueba en la que exigía que la actriz se pusiera delante de él y, de rodillas, le dijera: «Házmelo, cariño». «Fue realmente sucio, horrible. Me negué y salí llorando. Escribió esa escena porque quería que lo hiciera delante de él en la sala de audiciones. Fue humillante y horrible. Me tenía ahí... Yo le había avergonzado antes y me la devolvió. Me dolió».

También Gilbert detalló el origen de que Oliver Stone hubiera tenido ese comportamiento vengativo con ella. En un encuentro anterior, durante un acto social, el director se enzarzó en un debate y defendió su postura en cuanto a que la ficción en televisión era una «porquería» y jamás haría nada. En ese momento, un grupo de chicas fanáticas de «La casa de la pradera» se arremolinaron en torno a Melissa. «Ves, esto es lo que tiene la televisión», le dijo ella a él.