Arenas agradece a Sanz su lección «política y humana»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

SEVILLA- El ex secretario general del PP-A y alcalde deTomares pasó un mal trago. Fue el encargado de exponer el informe de gestión de la Ejecutiva saliente. Sanz tiene una transparencia poco usual en política. El estado de ánimo se le transparenta, y no puede evitarlo con una sonrisa de catálogo. El ex número dos estuvo en primera línea de la carrera sucesoria. Quiso coger el relevo amparado por los apoyos del hasta ayer presidente, Juan Ignacio Zoido, y la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal. Finalmente Rajoy dio el empujón a Juan Manuel Moreno, que se había refugiado en segunda línea. Ayer se puso a disposición de lo que quiera el partido e hizo un alegato de la unidad como baza fundamental para propiciar el cambio en Andalucía. Pero hubo un gesto que tuvo más carga de significado que todas las palabras: el abrazo con Arenas después de acabar su intervención, para el que no ahorró elogios. El presidente de Honor del PP-A nunca se ha decantado públicamente por ningún candidato, pero su cercanía a Moreno ha sido notable. En el abrazo precisamente ponía el acento un estrecho colaborador de Sanz en conversación con este periódico. Y con el gesto, también, este dirigente del PP de Sevilla lo decía todo.

Antes del abrazo, fue Zoido –emocionado– quien se puso de pie y se acercó al atril para aplaudir a su ex número dos. Los casi 20 meses de transición desde el Congreso de Granada de julio de 2012 no han sido fáciles en el PP-A, al que le ha costado mucho digerir la victoria insuficiente de las últimas elecciones autonómicas. Así lo reconoció Sanz. «Arenas hizo historia en las urnas, pero el pacto de perdedores frustró las esperanzas de cambio». «A partir de julio de 2012 seguimos trabajando con un triple objetivo: que el partido estuviera unido, con una hoja de ruta para gobernar y ejercer la oposición como alternativa de gobierno». «Hemos asistido a las espantás de dos presidentes que han salido huyendo de la corrupción, y eso ha agravado la crisis económica que heredamos de Rodríguez Zapatero. Ahora esa corrupción es cosa de dos, porque ha encontrado en Izquierda Unida un cómplice perfecto», añadió.

El subrayado llamamiento a la unidad fue significativo, justo en un momento en el que la pugna sucesoria ha dejado costurones que aún están muy frescos. «Somos el primer partido de Andalucía sobre todo por la unidad. Ha sido nuestra mayor fortaleza y lo debe seguir siendo, en torno a una idea y a una meta común del cambio político». Le deseó suerte al nuevo candidato y a su número dos: «Vuestra suerte será la suerte de todos nosotros».

Arenas agradeció a Sanz su «gran discurso» y su «excelente lección política y humana». A Juan Manuel Moreno lo instó a hacer kilómetros, la misma receta que aplicó el ex presidente del PP-A para conseguir que el partido ganara los tres últimos comicios. «Juanma, menos fotos –en referencia a Susana Díaz– y más kilómetros».

Un pilotaje del barco «en tiempos difíciles»

El presidente provincial del PP de Sevilla, Juan Bueno, agradeció tanto a Zoido como a José Luis Sanz que hayan «pilotado este barco en tiempos difíciles». También incidió en el mensaje de unidad. «Todas las provincias de la mano, más unidas que nunca». Se dirigió directamente a Juan Manuel Moreno: «Aquí están las ocho provincias y juntos vamos a conseguir que seas el presidente de la Junta». «Sevilla anhela un presidente trabajador y honrado como tú». Sevilla es la provincia que ha presentado más hostilidad al nuevo presidente del partido. La apuesta por José Luis Sanz ha sido cerrada. Las aguas están comenzando a amansarse, pero sigue habiendo marejadilla.