Andalucía

Emilio Fornieles: donde el Action Painting y el Mediterráneo se unen

El artista onubense expone en la capital eslovaca representando el arte español en la II Semana Española de la ciudad

Una sala, una madera, y una mano virtuosa que plasma miradas con acrílico y polvo de tóner. En apenas 30 minutos, el artista de Lepe (Huelva) afincado en Berlín recrea retratos psicológicos dejando un silencio resultado de la velocidad y de todo eso que pasa cuando miras a los ojos a un cuadro.

Publicidad

A pesar del tiempo viviendo en la capital alemana, Emilio Fornieles no ha perdido su acento, ni tampoco el recuerdo del pueblo que lo vio crecer como artista. Fornieles representa al arte español en la II Semana Española en la ciudad de Bratislava (Eslovaquia), un evento creado por la Cámara de Comercio Hispano-Eslovaca patrocinado por la Embajada Española, SOS, Teatro Wütenrot, Ferrovial, Willmark y WS entre otros, que pretende, mediante una amplia programación, ensalzar la cultura española a más de 2.000 kilómetros de distancia. Con motivo de esta Semana, Fornieles lleva la batuta conduciendo al público noreuropeo por la cultura de nuestro país a través de una exposición de su última producción artística: «Diez, Ten, Zehn». Esta última selección de 60 piezas está expuesta hasta este domingo en el Palacio Pisztoryho de Bratislava, un enclave en el que se funden el subjetivismo de sus obras y el clasicismo del espacio.

En los últimos diez años hasta hoy, el negro, el blanco y el rojo enmarcan su personalidad pictórica. Su firma son los claroscuros y esa ambición de los artistas expresionistas que, como señala Fornieles, «nunca saben lo que va a surgir hasta que surge». Cautivado por las «miradas, y lo que no se ve», el artista integra en sus obras la esencia de la tierra andaluza de la que procede. Así, el lepero se había hecho representante de esta cultura mucho antes de ser seleccionado para exponer en Bratislava. La paleta de Fornieles compuesta por una amalgama de cálidos y oscuros, es propia de los países latinos, explica Fornieles, quien la asocia al tenebrismo utilizado por Velázquez o Ribera y a artistas italianos como Caravaggio.

A pesar de la pintura contemporánea y su base «posmoderna» el pintor busca esa «influencia mediterránea» donde el color es una herramienta de «expresión». Además de la gama de tonalidades extendida por la madera mediante la técnica del «action painting», la figuración es el otro factor con el que juega Fornieles para «transmitir la expresión de la persona retratada y su aporte a la sociedad», haciendo que las figuras «emerjan de la oscuridad» para captar la atención del público. Su sensibilidad para plasmar miradas más allá de la fisonomía le ha llevado no solo a abrir la II Semana Española eslovaca, sino también a cerrarla. En esta ocasión, el broche final a su programación el domingo 20 de octubre lo pondrá un concierto flamenco en homenaje a Paco de Lucía donde Fornieles desarrollará en directo una obra al soniquete de Morenito de Triana en el que quedará retratado, como no podría ser de otra forma, el guitarrista algecireño.

«Diez, Ten, Zehn», por lo tanto, invita a percibir la personalidad tanto del retratado como del artista: todo lo que esconde una mirada detrás de cada trazo.

Publicidad

Publicidad