Griñán se pensará el soterramiento del metro de Málaga hasta septiembre

La Razón
La RazónLa Razón

El presidente de la Junta de Andalucía, Jose Antonio Griñan, acordó ayer con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, aplazar a septiembre la decisión sobre el trazado con el que discurrirá el Metro a su paso por el centro de la capital, ante las dos opciones que defienden sendas administraciones: en superficie, la consejería de Fomento y Vivienda; y soterrado, el Gobierno local.

Griñán y De la Torre se reunieron en Sevilla para abordar el proyecto de suburbano en situación de punto muerto desde que el Ayuntamiento de la capital rechazase de pleno la propuesta planteada por la Consejería de Fomento y Vivienda, tutelada por Izquierda Unida, socio de gobierno del PSOE andaluz.

Al término del encuentro, el portavoz del Ejecutivo autonómico, Miguel Ángel Vázquez, confirmó que Griñán «no está cerrado» a ninguna opción en relación con el trazado, y tildó de «cordial y productiva» la reunión.

En este sentido, indicó que «el presidente está abierto a avanzar en una solución técnica que sea rentable, que dé una solución al problema de movilidad de la ciudad, y que no suponga un esfuerzo financiero insoportable a las arcas de la Junta de Andalucía».

Vázquez añadió que lo importante es realizar un proyecto que responda a los intereses de los malagueños y que «cuente con el aval y respaldo compartido de las dos administraciones».

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, agradeció a Griñán una disposición «más abierta» a estudiar las soluciones históricas que el metro ha tenido –la opción soterrada–. Dejó claro que el Ayuntamiento malacitano no insistirá en el cumplimiento de plazos, sino en adaptarlos a las posibilidades económicas y presupuestarias.

El regidor confió en que ya antes del parón de las vacaciones de verano «se haya avanzado en las negociaciones» y que, antes de septiembre, ya quede definida la idea final del metro.

El proyecto

El anteproyecto de la línea 1 de metro se ideó como la mayor infraestructura de la ciudad, con un presupuesto de 374 millones de euros, que adelantarían en un 75 por ciento la Junta de Andalucía y en un 25 por ciento el Ayuntamiento malacitano. La concesionaria de la obra situó en el 11 de noviembre de 2011 la inauguración del suburbano. No obstante, dos meses antes de la fecha prevista, la Junta admitió que no entraría en servicio, aduciendo que su apertura acarrearía pérdidas cifradas en 12 millones de euros según los cálculos de un informe que reveló que sólo sería utilizado por dos mil viajeros al año.

La llegada de la consejera de Fomento y Vivienda trajo consigo un nuevo proyecto, a día de hoy sobre la mesa. La alternativa en superficie de los nuevos responsables de la infraestructura se fundamenta en el ahorro económico, ya que supondría un coste de 41,5 millones frente a los 200 de la opción soterrada, y una notable reducción de plazos, toda vez que su ejecución se materializaría en algo más de año y medio, frente a los 36 meses que supondría construirlo según el planteamiento inicial.