Los 1.042 millones en intereses del FLA... y otros 7.459 de ahorro

La Razón
La RazónLa Razón

La petición por parte de la Junta de prescindir de los mecanismos de liquidez que articuló el Gobierno a partir de 2012 para captar mil millones de euros en los mercados se ha convertido en el último capítulo de una confrontación que ha marcado toda la legislatura. En este sentido, Susana Díaz urgió al Ejecutivo del PP a que lleve cuanto antes la autorización al Consejo de Ministros, al tiempo que recordó que Andalucía ha pagado ya 1.042 de los 1.890 millones de euros en intereses por los 35.000 millones de euros que ha recibido a través de todos los mecanismos extraordinarios de liquidez en los últimos seis años. Andalucía, de hecho, es la tercera comunidad que más se ha beneficiado de estos fondos, seguida de Cataluña, que supera los 70.000 millones, y de la Comunidad Valenciana.

La andanada estaba prevista. Díaz la lanzó aprovechando la pregunta que le puso en suerte el portavoz parlamentario de su propio grupo, Mario Jiménez. Los dos se dirigieron en términos duros sobre la acción del Gobierno central. Jiménez habló de «condiciones durísimas y leoninas», además de un régimen de transferencias «lacerante» para la región, mientras que Díaz se refirió a estos mecanismos como un acto de «usura». Para la presidenta de la Junta es hora de que el Gobierno quite a Andalucía el «estrangulamiento» al que la tiene sometida. La demora en llevar la propuesta al Consejo de Ministros demuestra, en palabras de Díaz, un nuevo intento de «agraviar» a la comunidad.

La lectura que hace el Ministerio de Hacienda es muy distinta. Según un informe de este departamento que ya avanzó este periódico la Junta se ha ahorrado 7.459 millones de euros en intereses entre 2012 y 2016. Esto es, tendría que haber pagado este dinero si hubiera salido a captar financiación en los mercados en un momento en el que la prima de riesgo estaba por las nubes, la credibilidad crediticia de las administraciones por los suelos y la posibilidad de un «default» o suspensión de pagos rondando cada una de las 17 comunidades autónomas. Especialmente por las comunidades como Andalucía, Cataluña o Valencia que presentaban unos problemas mayores para garantizar los recursos básicos y hacer frente a los vencimientos de deuda. De hecho, fue la presidenta de la Junta como consejera de Presidencia la que tuvo que negociar con el Gobierno alguna inyección extraordinaria del FLA para vencimientos de deuda apremiantes poco antes de coger las riendas del Ejecutivo regional. Díaz destacó que en Andalucía hay estabilidad, la deuda es un 2,8 por ciento menor que la media y es el momento de salir a los mercados.