Los andaluces respiran «aire perjudicial para la salud»

Un informe de Ecologistas en Acción cifra en nueve los principales focos de contaminación. En la zona occidental de la comunidad han bajado los niveles de ozono registrados

Las áreas metropolitanas de Sevilla, Granada, Córdoba y Málaga forman parte de los principales focos de contaminación / Foto: La Razón
Las áreas metropolitanas de Sevilla, Granada, Córdoba y Málaga forman parte de los principales focos de contaminación / Foto: La Razón

Un informe de Ecologistas en Acción cifra en nueve los principales focos de contaminación

En la zona occidental de la comunidad han bajado los niveles de ozono registrados

«Toda la población andaluza respira un aire perjudicial para la salud, según las recomendaciones de la OMS –Organización Mundial de la Salud–, siendo 823.000 (el 10% de la población) los que viven en las tres zonas donde la media de las estaciones de medición supera el objetivo legal». Ésta es una de las conclusiones de un informe de Ecologistas en Acción rotulado como «La contaminación por ozono en el Estado español durante 2019» elaborado a partir de datos de 60 estaciones de control de ese fenómeno atmosférico y consultado por LA RAZÓN.

De acuerdo al dibujo general esbozado en ese estudio, Andalucía es un territorio con nueve puntos principales de contaminación: «Las zonas industriales de Carboneras (Almería), la Bahía de Algeciras (Cádiz), Puente Nuevo (Córdoba) y Huelva, la Bahía de Cádiz y las áreas metropolitanas de Córdoba, Granada, Málaga y Sevilla». En los cinco primeros casos, la «actividad industrial y portuaria» constituye la principal fuente de polución y destacan como elementos de especial relevancia las centrales térmicas de carbón de Carboneras, Los Barrios y Puente Nuevo. En el resto de las áreas, es el «tráfico rodado» la clave más importante.

«La contaminación generada en estos lugares se extiende por el resto del territorio andaluz y se transforma en ozono troposférico, que acaba incidiendo negativamente en las zonas rurales interiores de Andalucía, especialmente a sotavento de los grandes focos emisores de los contaminantes precursores del ozono», explican los conservacionistas en su informe. De ahí que aseveren que el conjunto de la población respire aire sucio.

Los tres mencionados territorios en los que la media de las estaciones de medición «supera el objetivo legal para la protección de la salud» son «Córdoba, el área metropolitana de Granada y la zona industrial de Puente Nuevo». En la misma línea, los conservacionistas reparan en su análisis en que las señaladas nueve zonas en las que se ha superado el objetivo legal en al menos una estación durante el trienio 2017-2019 «suman 7,4 millones de habitantes, afectando la mala calidad del aire», recalcan, «a la totalidad del territorio regional». Con todo, pese a que «casi todas las estaciones de medición» han registrado «superaciones muy elevadas del valor octohorario recomendado por la OMS», los niveles de ozono han sido en general este año «más bajos» que en anualidades anteriores, en especial en Andalucía occidental, en el valle del Guadalquivir y en Cádiz. Ecologistas lo relaciona con «las menores temperaturas estivales registradas». Por contra y de forma puntual, «el ozono ha aumentado notablemente en algunas estaciones de Andalucía central como Villaharta (Córdoba) y El Atabal (Málaga)». En cualquier caso, «la mitad de las estaciones» de la región que miden el contaminante «han registrado superaciones de la guía OMS en más de 75 días», se asegura en el estudio reseñado por este diario.

Los ecologistas piden a la Junta que «se esfuerce por mejorar la medición y la información de la calidad del aire» y avisan de que sus conclusiones deben ser consideradas teniendo en cuenta, entre otras cuestiones, que «al menos 20 estaciones» de las 60 de partida «han registrado porcentajes de captura de datos inferiores a los mínimos establecidos por la normativa». No quieren que su «érase una vez» de a cada poco, acabe convirtiéndose en el inicio de un cuento de terror.