Podemos-A «empuja» por un «Gobierno del cambio» con el PSOE

Pascual afirma que Díaz «está trabajando para impedirlo» porque prefiere un pacto con la derecha, como en la comunidad

El secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual
El secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual

En un escenario político abierto en canal como el español, con los partidos a la caza de diagnósticos y estrategias, no hay oportunidad de cimbrear que se desaproveche. Eso hizo ayer el PSOE-A con el anuncio de que Podemos Andalucía solicitará a la dirección de la formación morada que el colectivo de diez diputados que representan a la comunidad en el Congreso tenga un «reconocimiento especial» dentro del grupo confederal. El secretario de Organización de los socialistas Juan Cornejo, recogió el guante para preguntar a la organización y a su líder en la región, Teresa Rodríguez, si tiene pensado reclamar un «referéndum por la autodeterminación» de Andalucía, recordando además un desliz de Pablo Iglesias en un debate de campaña.

Cornejo quería que desde la formación de Pablo Iglesias contestaran «sí o no» a si están «por la autodeterminación» y si pretenden que se celebre un referéndum en el territorio andaluz. LA RAZÓN trasladó la pregunta al secretario de Organización de Podemos y diputado nacional por Sevilla, Sergio Pascual, quien lo hizo con rotundidad: «No vamos a pedir un referéndum andaluz, es obvio». «Es más –se explicó– si hay un territorio que se ha demostrado capaz de aunar la identidad andaluza y la española con un carácter sinérgico y de forma ejemplar, ése es Andalucía. Hemos logrado armonizar ambas y somos un ejemplo perfecto de esa convivencia», defendió el diputado.

Para Pascual, su formación, «al contrario que la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, en línea con el PP», apuesta por «no contraponer identidades, por no buscar conflictos, como hace ella cuando obliga a los catalanes a elegir entre ser una cosa o ser otra». Curiosamente cree, como ha expresado en múltiples ocasiones la dirigente socialista, que Andalucía «está llamada a jugar un papel importante en el conflicto territorial que existe en España», a «ser mediadora», pero considera también que, a diferencia de Díaz, «Podemos está preparado para hacerlo de forma dialogada».

La aludida, la presidenta de la Junta, a quien los rivales sitúan a menudo entretenida en dar la vuelta al calcetín interno del PSOE, ha evitado estos días pronunciarse directamente sobre los posibles pactos para apartar al popular Mariano Rajoy de la Moncloa. El que fuera cabeza de lista de Podemos por Sevilla, en cambio, lo tiene claro: «Hace falta un Gobierno de cambio que empiece a trabaja ya y a solucionar los problemas de la gente de la calle». Se muestra convencido de que «es posible» porque «los números dan» y aboga por «intentarlo». En ese escenario, asevera que Podemos Andalucía «se encuentra en un buen momento de sintonía de grupo» para «empujar» y «apoyar» a Iglesias en ese objetivo, mientras la máxima dirigente del PSOE-A «está trabajando para impedirlo». Teme que Díaz esté «poniendo piedras» al secretario general de su partido, Pedro Sánchez, en su aspiración de conformar ese Ejecutivo, aprovechando el lío socialista intramuros. «Como andaluz, me gustaría que Díaz trabajara para lograrlo, en lugar de hacerlo para que el PSOE pacte con la derecha», insiste para apostillar: «Aunque en realidad, eso es lo que ha hecho en la comunidad, llegar a acuerdo con Ciudadanos (C’s), formación a la que ella misma etiquetó como ‘derecha’». Con todo, Pascual confía en que las negociaciones entre los socialistas y Podemos para constituir un Gobierno de España no monocolor, lleguen a buen puerto.

El PSOE-A, por su parte, avisa a navegantes de que los estatutos del partido dicen que la política de pactos es competencia del Comité Federal y aseveran con seguridad que nadie va a tomar decisiones de forma «personal y aislada».

El «reconocimiento especial» para los diputados andaluces de la formación morada es «de carácter simbólico»

¿Qué implicará que los diez diputados andaluces de Podemos en el Congreso tengan el «reconocimiento especial» que el Consejo Ciudadano de la formación en la comunidad aprobó solicitar el domingo en Atarfe (Granada), dado el carácter de nacionalidad histórica de la comunidad? Aún no tiene traducción a la práctica, pero parece que no pasará por contar con una agrupación parlamentaria propia ni por pelear por entrar en la rotación de las portavocías. El miembro de ese «club» y secretario de Organización de la formación morada, Sergio Pascual, explicó ayer a este periódico que de lo que se trata es de «buscar fórmulas que permitan hacer más fácil declinar en clave andaluza el mensaje plurinacional de Podemos». Preguntado en cómo se traduce eso, apuntó que aún se tiene que discutir en los órganos de Madrid que corresponda y hablarse entre la propia decena de parlamentarios implicados. Pero, de momento, tienen «la voluntad» de no ser «diputados dispersos» sino un grupo de acción coordinado que permita «adaptar el discurso de Podemos a Andalucía dotándolo de un acento propio, acorde con la idiosincrasia andaluza, y haciéndose énfasis en los temas que más afecten a la región como el drama del paro». Para ello, se prevé que se reúnan de forma periódica y se sienten en bloque en las bancadas podemitas del Congreso. «Es algo de carácter simbólico. Tenemos la intención de formar un marco de referencia común entre nosotros», apunta Pascual. Y remata: «Pero sin ánimo de crear conflictos, sino de manera dialogada».