Sectores afectados lamentan el adiós de Planas por «intereses de partido»

Luis Planas, consejero de Agricultura y Pesca, ha anunciado que se va con Griñán
Luis Planas, consejero de Agricultura y Pesca, ha anunciado que se va con Griñán

Elogio generalizado de su «inteligencia» y su predisposición al «diálogo»; y críticas al relevo de un consejero por cuitas internas. La eterna dicotomía entre el «interés general» y el partido. Planas se va –ligó su futuro al de Griñán, tras no conseguir avales suficientes para las primarias socialistas– antes de que le echen. Si hubiera formado parte de los consejeros salientes previstos en la crisis de Gobierno de Susana Díaz –y que afectará, sobre todo, a las áreas salpicadas por el caso de los ERE, más alguna petición de las agrupaciones provinciales– forma ya parte de la «política ficción». Planas –con una amplia trayectoria profesional (licenciado en Derecho, Premio Extraordinario de Licenciatura, Inspector de Trabajo y de la Seguridad Social), imberbe en la vida orgánica de partido, de reconocido prestigio y amplia experiencia –diputado, senador, embajador y consejero– no ha dado opción al cese. El momento es delicado. Queda pendiente la negociación con el Ministerio de aspectos como la definición de agricultor activo y la regionalización y distribución de los fondos de la Política Agraria Común (PAC). El futuro de miles de agricultores y ganaderos está en juego.

El portavoz de Ecologistas en Acción en Andalucía, Daniel López, criticó, en declaraciones a LA RAZÓN, que la salida de Planas supone «un mal precedente», valorando «los conocimientos técnicos» y el «talante negociador» del consejero y su equipo a pesar de los «desacuerdos» en numerosas cuestiones ambientales. Ecologistas utilizó el símil de un «trampantojo», al considerar que se utiliza un área tan importante para Andalucía como Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para la «promoción política». López calificó la gestión de Planas como «positiva», término que usó para valorar, a priori, que su sucesor pudiera ser de IU por «ser de izquierdas» aunque «sin poner la mano en el fuego sin conocer el talante» del sucesor y «el programa».

El presidente de Asaja (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), Ricardo Serra, alabó la «inteligencia», la «actitud dialogante» de Planas y su capacidad de «conformar un equipo competente». «No tenemos la política agraria que nos gustaría pero –recordó– partimos de un disparate». «En parte, si no se ha conseguido un acuerdo ideal, sí se ha mejorado mucho», indicó. «Un logro con el concurso de todos», añadió Serra. Asaja criticó que «los intereses del partido» se coloquen «por encima del interés de los afectados» por las políticas de Agricultura y Pesca. «Resulta difícil de entender que alguien que cuenta con el consenso de todos tenga que salir por una cuestión del partido», señaló. Serra espera que «quien venga tenga en cuenta, por encima de los intereses de partido o la batalla política nacional o autonómica, el momento actual de la UE y los intereses de los agricultores, ganaderos y ciudadanos del medio rural que dependen de la PAC».

Por su parte, el secretario general de la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos (COAG), Miguel López, «sin querer entrar en decisiones de carácter interno», abundó en que la salida de Planas responde «a una decisión personal» al «ligar su futuro político al de Griñán». COAG quiso agradecerle «el trabajo realizado», el cual calificó como «positivo», con «un buen equipo técnico, aunque, según López, les habría gustado que hiciera «más hincapié» en «el tema de los mercados y el agroalimentario» en relación a la PAC.

El presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (Faape), Pedro Maza, también lamentó la marcha del titular del ramo, con el que han tenido «muy buenas» relaciones. «Planas tenía mucha experiencia con todo lo que suponía el tema administrativo y burocrático del sector y sabía desenvolverse», poniendo como ejemplo las buenas relaciones con el ministro Cañete y acuerdos como el de Marruecos. Faape pide un consejero de «perfil similar».

Los adversarios políticos del PSOE critican el adiós de Planas. El PP lamenta los «daños colaterales» debido a las «primarias fallidas» del PSOE». «Es el primer reflejo de los 'nuevos tiempos' que anuncia Susana Díaz, en los que parece que no tendrán cabida la lealtad institucional, la moderación y la búsqueda de acuerdos en beneficios de Andalucía», indicó el diputado Miguel Ángel Araúz. El coordinador de IU, Antonio Maíllo, mostró su «respeto» por la decisión de Planas y resaltó que «Andalucía tiene que tener un Gobierno que siga concentrado en afrontar la situación, con un presupuesto de mayoría social». El PA aseguró que la salida de Planas confirma que «los intereses de los agricultores y ganaderos no son una prioridad para el Ejecutivo andaluz».