«Tenemos la responsabilidad histórica de construir un tsunami de cambio»

Maíllo es reelegido coordinador general de IULV-CA con un apoyo del 83% de los militantes

Maíllo es reelegido coordinador general de IULV-CA con un apoyo del 83% de los militantes

«Una vez más el triunfo de la esperanza sobre la experiencia». La XXI Asamblea de IULV-CA puede resumirse en la frase de la película de Juan José Campanella «El mismo amor, la misma lluvia» de 1999, año en que estaba en curso la V Legislatura del Parlamento y en el que IU, con Luis Carlos Rejón al frente, contaba con 13 diputados tras obtener 603.495 votos en las elecciones de 1996, un 12,5% menos que dos años antes, cuando alcanzó su máximo histórico en la comunidad con 20 escaños. «El mismo amor, el mismo resultado», las ausencias –Valderas, que no fue invitado– y las presencias –Teresa Rodríguez, de Podemos– esbozan una sinopsis del cónclave. El día que se cumplían 50 años de la captura por parte del ejército boliviano del argentino-cubano Ernesto Guevara, Maíllo –con quien la coalición de izquierdas alcanzó en los últimos comicios autonómicos de 2015 sus registros electorales más bajos (cinco diputados, 274.518 votos, un 37,4% menos que tres años antes con Valderas) y a quien sus críticos le achacan una querencia innata por el «realismo mágico»– se impuso como coordinador general con un apoyo del 83,03%, similar resultado al conseguido en 2013.

La candidatura de Maíllo se impuso a la del que fuera secretario de Organización con Diego Valderas, José Luis Pérez Tapias, que alcanzó el 16,96% de los sufragios. En la anterior asamblea, Maíllo obtuvo el 83,8% de los apoyos de los delegados. En esta ocasión, el sufragio ha sido universal entre los militantes por primera vez. Participó el 48,81% del censo: 3.059 de los 6.267 militantes. Maíllo obtuvo 2.501 votos; Pérez Tapias, 511.

En base a estos resultados, la Coordinadora Andaluza –el órgano que sustituye al Consejo Andaluz y a la Comisión Ejecutiva– contará con 59 miembros de la candidatura de Maíllo y 12 de la de Pérez Tapias. El líder de IU defendió de nuevo la confluencia con más agentes para, en dos años, «construir la alternativa en la Junta», una comunidad que «no se va a dejar seducir por las trampas de una Susana Díaz que no tiene ninguna autoridad» para refundar la comunidad porque «ha estado envuelta en la rojigualda dos años y abandonando Andalucía». Maíllo señaló que «ya no hay que discutir más, sino actuar más y permanentemente», con el objetivo de «reivindicar a Andalucía como la que más –parafraseando el discurso del podemita José Luis Serrano, que el pasado martes habría cumplido 57 años–, para construir un 4D que reivindique este territorio, esta nación y esta ambición colectiva, que tiene mucho que decir y ser parte de la solución del encaje territorial de los pueblos de España». En definitiva, «una Andalucía que reivindique un espacio federal como nueva fórmula». «Frente a la represión, apostamos por el diálogo», dijo, porque «quienes se niegan al diálogo es porque saben que es el principio de su fracaso». Insistiendo en la confluencia, Maíllo indicó que a partir de esta Asamblea IU ratifica los principios aprobados en el cónclave federal, incorporando y adecuando a Andalucía a «la estrategia de la que nos hemos dotado, que nos da coherencia, seguridad y confianza». «Tenemos por delante algo precioso que construir frente al agotamiento del Gobierno andaluz, que no tiene plan estratégico más que mantener su pegamento institucional», indicó. «Frente al PSOE y el PP más conservador que está en Andalucía, tenemos la responsabilidad histórica de construir un bloque de cambio alternativo, una marea, un tsunami positivo de cambio en Andalucía», reseñó.

Maíllo llamó a «construir encuentros» y hacerlo «sin nostalgia ni melancolía», en busca de una alternativa que represente a la gente, recupere derechos «y se blinde frente a una Andalucía llena de precariedad». «La primera condición del realismo mágico, como su nombre lo indica, es que sea un hecho rigurosamente cierto que, sin embargo, parece fantástico», describió García Márquez. La «nueva» etapa de IU arranca el día que asesinaron al Che, hace medio siglo. «No nos resignamos, nos podrán vencer o venceremos pero nunca nos van a derrotar», señaló el reelegido líder de IULV-CA.