Cambiazo de piezas del rosetón de la Catedral de León durante su restauración en Cataluña

“Parece ser que no coincide lo que se llevó con lo que vino”, señala el administrador de la Seo, Mario González

El rosetón de la Catedral de León está en plena restauración. El objetivo es que luzca como nuevo para las próximas navidades. Sin embargo, los trabajos de limpieza y emplomado han dado la voz de alarma.

“Ha sido muy costoso. Ha habido que volver a emplomar absolutamente todo porque en la restauración del siglo XIX, cuando se desmontó y se llevó a Barcelona, se restauró con material de mala calidad y ha habido que quitarlo todo”, explicó a los medio el canónigo-fabriquero y administrador del templo leonés, Mario González, durante la presentación de esta iniciativa donde evitó meterse en conflictos pero donde sí afirmó que tiene “algún dibujo en el que parece que no coincide lo que se llevó con lo que vino”.

“Quiero investigar qué cambios ha habido en la restauración, si llevamos el rosetón con diez ángeles y vinieron once o fueron nueve y vinieron ocho”, apuntó antes de comentar que las modificaciones detectadas pudieron ser consecuencia de los trabajos.

Los trabajos se llevaron a cabo en el entonces estudio Rigalt, propiedad de Antonio Rigalt, contratado por el Ministerio. Así, y ante las dudas generadas por la autenticidad de las piezas, ya que el plomo original fue sustituido por otro peor, se ha comenzado a investigar este “enorme enigma”, en palabras de González.

Las labores actuales se están llevando a cabo en un taller del Seminario Mayor donde se pretenden terminar tras un desembolso de casi 400.000 euros.