El Gobierno Herrera duplica las ayudas de rehabilitación para mejorar las viviendas

Suárez-Quiñones anuncia que este año los beneficiarios, que pueden presentar las solicitudes desde el martes, podrían obtener hasta 8.800 euros por inmueble

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, explica las subvenciones de rehabilitación de viviendas
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, explica las subvenciones de rehabilitación de viviendas

El Gobierno que preside Juan Vicente Herrera duplicará las ayudas de rehabilitación para mejorar las viviendas. Este año destinará a esta medida 7,3 millones y los beneficiarios podrán recibir hasta 8.800 por inmueble, frente a los 4.400 del pasado año.

Así lo anunció el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, tras presidir, en Valladolid, el Foro de Rehabilitación de Castilla y León.

El objeto de las subvenciones, enmarcadas en los acuerdos del Consejo del Diálogo Social, es financiar la ejecución de obras y trabajos de mantenimiento e intervención en las instalaciones fijas y equipamiento propio, así como en los elementos y espacios privativos comunes de los edificios de tipología residencial colectiva de nuestra Comunidad.

Suárez-Quiñones indicó que las subvenciones, que se podrán solicitar a partir del martes, pretenden agotar los fondos, ya que en la anterior se adjudicaron 5,5 millones y se actuaron en 4.359 viviendas, como en 2015, cuando se otorgaron al 48 por ciento de los solicitantes y se intervino en 1.158, con 1,8 millones.

Asimismo, destacó como novedad que los beneficiarios podrán recibir este año el doble que el pasado año, y el mismo incremento del 100 por 100 experimentan las cuantías individuales para las actuaciones de conservación y mejora de la calidad y la sostenibilidad, que pasan de 800 a 1.600 euros, así como las de mejora de la accesibilidad, que llegan a los 3.200 euros.

En cuanto a los requisitos señaló que deben estar finalizados antes de 1981; que al menos el 70 por ciento de su superficie construida sobre rasante debe tener uso residencial de vivienda; que al menos el 70 por ciento de las viviendas deben constituir el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios; y excepcionalmente se aceptarán aquellos edificios que presenten daños estructurales y que tengan íntegramente como destino el alquiler durante al menos diez años a contar.