Los ayuntamientos obligados a reducir aún más sus gastos

Pese a ello, los consistorios renuncian a crear nuevos impuestos para no gravar a los ciudadanos aunque auguran un año 2013 «bastante complicado»

Sólo el Ayuntamiento de Valladolid crea un nuevo impuesto por la recogida de residuos
Sólo el Ayuntamiento de Valladolid crea un nuevo impuesto por la recogida de residuos

Los ayuntamientos de los nueve capitales de Castilla y León afrontan 2013 con unos presupuestos más reducidos que los relativos a los del pasado año, aunque eso sí, con alguna excepción, como Salamanca y Segovia, donde se incrementan levemente, un 0,4 y casi un 0,3 por ciento, respectivamente.

En la mayoría de los casos, estas bajadas son inferiores al diez por ciento, ya que los grandes ajustes en las cuentas se han hecho en años anteriores y los equipos de Gobierno tienen poco margen para realizar nuevos recortes, aunque el Consistorio de Burgos aplicará una merma del 14,5 por ciento. Del resto de capitales de provincia, en Ávila el presupuesto baja un 5,8 por ciento; en León, un 1,8 por ciento, en Palencia, un 8,3 por ciento; en Soria, un 3 por ciento; en Valladolid, un 6,4 por ciento mientras que en Zamora, un 3,4 por ciento.

Esta nueva disminución responde a la previsión de que los ingresos volverán a reducirse, sin que se espere una recuperación de la recaudación por los impuestos derivados de la construcción, que durante los años de la burbuja inmobiliaria dejaron grandes cantidades en las arcas municipales de las capitales más grandes de la Comunidad y sus alfoces.

Sin embargo, prácticamente todos los ayuntamientos han renunciado a crear nuevos impuestos y tasas o a recuperar alguno eliminado en años anteriores para no «gravar más» a sus vecinos ante las graves dificultades económicas que están atravesando muchos de ellos, además de apostar por congelar los existentes. Entre las excepciones se encuentra el Consistorio de Valladolid que ha creado una nueva tasa de recogida de basuras con la que prevé recaudar este año unos 8 millones.

Ávila

El presupuesto del Ayuntamiento abulense prevé para 2013 un superávit de un millón de euros. Las cuentas contemplan un gasto que supera los 50,4 millones, un 5,8 por ciento menos que en 2012, compensado con unos ingresos estimados en 51,4 millones. La recaudación por el ICIO se queda en 265.000 euros cuando unos años la cifra alcanzaba los nueve millones de euros. Las licencias de obra caen un 22,85 por ciento y aportarán 80.000 euros.

Burgos

El Ayuntamiento burgalés reducirá su presupuesto para 2013 en 28 millones con el ánimo de aminorar los gastos entre un 15 y un 20 por ciento. El objetivo es estimar gastos e ingresos por 163 millones frente a los 192 millones de 2012. El equipo que dirige Javier Lacalle confía en mantener todas las prestaciones a los ciudadanos, al tiempo que trabajará para que no se produzcan cambios en los impuestos ni haya subidas impositivas más allá del IPC:

León

El Ayuntamiento leonés dispone de un presupuesto de 131,6 millones, destinado en gran medida a la reducción de la deuda municipal (uno de cada cinco euros). Estas cifras son un 1,8 por ciento inferiores a las de 2012. A pesar de la complicada situación económica, el equipo de Gobierno no ha creado ni recuperado ningún impuesto. En lo que a la recaudación por la construcción se estima que seguirá una tendencia acorde a las del resto de ciudades y que será igual que la del año pasado

Palencia

El Ayuntamiento de Palencia, que consignó algo más de 79 millones en 2012, tiene previsto bajarlo un 8,3 por ciento este año hasta 72,48 millones. En cuanto a la creación de nuevos impuestos, los vehículos eléctricos tributarán en concepto de turismos aplicándoles la tarifa que corresponda en función de sus caballos fiscales. Por lo que respecta al ICIO, en 2012 se presupuestaron 1,2 millones y para 2013 se prevé recaudar tan solo unos 510.000 euros ante la caída en la petición de licencias para este tipo de actividades.

Salamanca

En Salamanca capital, las cuentas de 2013 rondarán los 142 millones, lo que supone una subida del 0,4 por ciento respecto a 2012. En el caso del ICIO, el Consistorio prevé la entrada de un millón de euros, a los que se sumarían otros 219.000 euros en concepto de licencias y 89.000 más por sanciones urbanísticas. De momento no se ha estimado la creación de nuevos impuestos.

Segovia

Las previsiones en Segovia apuntan a un crecimiento del presupuesto municipal de un 2,93 por ciento, con 58,3 millones. Los ingresos por los impuestos derivados de la construcción previsiblemente disminuirán en torno a un 20 por ciento debido a una bajada en la actividad, tanto de nuevas licencias como de aperturas o construcción. El montante se situará en torno a un millón de euros. Tampoco se incorporará o creará ninguna tasa o impuesto nuevo ya que el Ayuntamiento segoviano no tiene intención de incrementar la carga fiscal a los ciudadanos.

Soria

El presupuesto del Ayuntamiento de Soria para este año se eleva a 49,2 millones, alrededor de un tres por ciento menos que el pasado ejercicio, de acuerdo al Plan de Ajuste. Dentro del total de los impuestos directos, con 15,1 millones se prevé recaudar 9,4 millones por el IBI, lo que supone un 7,4 por ciento más de lo presupuestado en 2012, en aplicación del decreto del Gobierno central. El Consistorio no ha fijado nuevos impuestos a excepción del IBI, que sube alrededor de un ocho por ciento anualmente en un periodo de diez años.

Valladolid

El Ayuntamiento de Valladolid contará este año con un presupuesto de 270,51 millones, un 6,41 por ciento menos que el de 2012. Se espera una nueva caída de los ingresos por la reducción de las aportaciones de otras administraciones y porque la prolongación de la crisis impedirá la recuperación de impuestos como el ICIO, el de plusvalías o el de actividades económicas. En el ámbito de la construcción, se han presupuestado 3,6 millones, poco más de un tercio que el año pasado (2,5 millones por ICIO frente a los siete millones de 2012, 1,1 millones, por tasas urbanísticas frente a dos millones y 10.000 euros de aprovechamientos urbanísticos frente a 500.000 euros. En el capítulo impositivo, se han congelado los impuestos locales, mientras que las tasas sí se han subido en la misma cuantía del IPC (2,7 por ciento) y además se ha creado una nueva de recogida de residuos (basuras), con la que se prevé recaudar unos ocho millones al año.

Zamora

En la capital zamorana, el presupuesto se reduce un 3,4 por ciento hasta 58,9 millones. La recaudación por la construcción vuelve a bajar en más de 700.000 euros y se prevé que ronde los 360.000 euros. Además, no se crea ni se recupera ningún impuesto, salvo la tasa de alquiler y uso del Teatro Principal, con la que se pretende «rentabilizar» esa instalación. «Se permite que se pueda alquilar el teatro, algo que hasta ahora no era posible, y se facturan los gastos que genera su uso a la persona u entidad que lo solicite», según fuentes municipales.