Política

Más de 300 trabajadores de Campofrío se ofrecen para las recolocaciones

Más de 300 trabajadores de la planta de Campofrío que ardió en Burgos se han ofrecido para posibles recolocaciones en otras plantas del grupo, ha informado el representante de Comisiones Obreras en el comité de empresa de la planta Vicente Román.

En declaraciones a Efe ha explicado que durante ayer y hoy están pasando por la oficina abierta por Campofrío junto a la planta incendiada los 774 miembros de la plantilla que aún no han sido recolocados.

A los 118 trabajadores ya recolocados se sumarán en las próximas semanas otros 135 que se distribuirán entre las otras plantas de Campofrío en Burgos, Ólvega (Soria) y Torrent (Valencia).

Con el apoyo de dos trabajadores del Servicio Público de Empleo de la Junta de Castilla y León, los trabajadores reciben información sobre su situación concreta de cara al Expediente de Regulación Temporal de Empleo hasta la reapertura de la nueva fábrica e precisan si están dispuestos a una recolocación en otra planta del grupo.

Será una comisión del comité de empresa la que realice una selección entre los voluntarios en función de sus necesidades familiares o de la imposibilidad de cobrar el subsidio de desempleo durante el tiempo que tarde en abrir la nueva planta, entre año y medio y dos años.

Mientas tanto, estudian las condiciones que plantearán en la próxima reunión con los directivos de la empresa, prevista para el 11 de diciembre.

Román ha adelantado que pedirán que la Junta de Castilla y León incluya a los trabajadores que queden en paro en el plan especial para Pequeñas y Medianas Empresas, lo que supondría una mayor compensación económica.

Además, plantearán que la compañía cárnica aporte algunas mejoras económicas a los subsidios, para "que ayude a los trabajadores, igual que nosotros ayudamos a la empresa, pidiendo apoyos para la construcción de la nueva planta.

El comité de empresa también pedirá que se diseñen planes de formación para los trabajadores que se vean afectados por el expediente de regulación, para que estén preparados para trabajar en la nueva planta, donde habrá tecnología mucho más avanzada que en la planta incendiada.