“A los 10 años, mi vecino me obligó a” #Cuéntalo

La recogida y análisis de 3 millones de tuits con el hastag #Cuéntalo destapa 3.000 agresiones a menores. Colau llama al resto de administraciones a repensar las leyes

El movimiento #Cuéntalo seguirá recogiendo testimonios
El movimiento #Cuéntalo seguirá recogiendo testimonios

El análisis de los tuits publicados bajo el hastag #Cuéntalo destapa más de 3.000 agresiones a menores

Le llaman la constelación del horror. La forman tres millones de puntitos tras los que se esconden el relato de una agresión sexual sufrida por una mujer. La materia prima son los tuits que en abril de 2018 escribieron 790.000 mujeres y hombres con el hastag #Cuéntalo en apenas 14 días. Historias como las de Melissa que se atreve a contar que “a los 10 años, mi vecino me obligó a practicar sexo oral y a masturbarlo” o el relato desgarrador de una madre argentina en nombre de su hija: “A mi me violaron, me descuartizaron y me dejaron en la cuneta. Lo cuento yo porque mi hija no puede”. Denuncias que la Asociación de Archiveros de Cataluña capturó de los tuits con el hastag #Cuéntalo antes de que pasaran al archivo privado de Twitter y que un equipo del Barcelona Supercomputing Center ha procesado y analizado para visualizar una pandemia que sufre la sociedad: la violencia machista.

Los tuits denuncian 5.000 asesinatos, 7.000 violaciones, 14.000 agresiones sexuales, 8.000 casos de maltrato, 18.000 casos de acoso y recogen 15.000 relatos de miedo. Sólo en Cataluña se escribieron 5.000 tuits. Como dice Cristina Fallarás, la periodista que impulsó el hastag #Cuéntalo, matemáticamente 5.000 tuits pueden parecer una nimiedad teniendo en cuenta que en Cataluña viven 7,5 millones de personas, pero son una barbaridad si se toma conciencia de la denuncia de violencia machista que hay detrás de cada historia resumida en 140 caracteres.

Todo empezó días después del Paro Internacional Feminista del 8-M, Día de la Mujer Trabajadora, y de la vergonzosa sentencia de La Manada.

Fallarás animó a las mujeres a relatar agresiones sufridas con la etiqueta #Cuéntalo. Hoy ha recordado experiencias propias como de cuando era jefa de redacción de El Mundo y “un diputado del Parlament de Cataluña me envió una fotografía de su miembro a las doce del mediodía”. O la historia de su amiga Virginia, una de las primeras en animarse a contar una agresión, que fue manoseada por un grupo de hombres en el Metro de Londres. En una noche, había cien tuits explicando agresiones machistas, entre ellas, violaciones. En dos semanas, el #hastag se convirtió en tendencia mundial y llevaba ya 3 millones de tuits. Fallarás no quería que estas denuncias se perdiesen y habló con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para gestionar este contenido tan sensible. Colau estaba dispuesta a utilizar su popularidad para hacer de altavoz. “No estamos locas, hay machismo, maltrato y asesinatos”, constató ayer en el Centro Cívico Drassanas, donde se presentó la web que recoge las denuncias de Twitter que generaron el hastag #Cuéntalo, www.proyectocuentalo.org. Y como muestra volvió a recordar que siendo ya alcaldesa se sintió intimidada sexualmente en un encuentro con fiscales.

Pero antes de que pensaran nada, la periodista especializada en tecnologías de la información y datos, Karma Peiró, y Aniol Maria, archivero miembro del grupo de trabajo de Datos y Transparencia de la Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Cataluña (AAC-DG), ya habían rescatado 13 gigas con información con la etiqueta #Cuéntalo. El equipo de Fernando Cucchietti, investigador del Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC) procesó los datos con la intención de intentar expresar la magnitud del movimiento #Cuéntalo sin perder las historias individuales. El Ayuntamiento de Barcelona financió el proyecto para transformar este trabajo en una web que ahora “nos permite ser conscientes del número y tipo de delitos y crímenes”. Colau trasladó a otras administraciones con más capacidad para cambiar leyes, por ejemplo, para logra que los delitos sexuales no prescriban, la necesidad de ponerse al servicio del contenido de esta web. Entre todos los tuits, hay más de 3.000 agresiones a menores de edad y más de mil a menores de 12 años. Decía Fallarás que hay personas que han sufrido abusos de pequeñas que hasta que no ven un relato como el suyo no se saben como expresarlo.

Este archivo es también una arma contra la mentiras que predican partidos como VOX. Es mentira, por ejemplo que las denuncias falsas de violencia de género afectan a millones de españoles. Según datos de la Fiscalía sólo el 0,01 por ciento de las denuncias interpuestas entre 2009 y 2017 eran falsas.

El movimiento #Cuéntalo seguirá recogiendo testimonios. El año pasado en España se denunciaron 1.305 violaciones con penetración, pese a que entre un 70 y un 80 por ciento de agresiones no se denuncian.