Carvalho visto por los artistas

Eduardo Arroyo Y Jaume Plensa, entre otros, reimaginan las novelas de Montalbán

Cuando un artista plástico lee, lo hace con los dedos, no con los ojos, como si las palabras tuviesen relieve y color y cosquilleasen sus nervios para mover sus manos.

Cuando un artista plástico lee, lo hace con los dedos, no con los ojos, como si las palabras tuviesen relieve y color y cosquilleasen sus nervios para mover sus manos. Su imaginación no se despierta, sino que algo actúa en su psique como un electroshock que le obligará a pintar o dibujar o fotografiar o esculpir o grabar, como un caballo es obligado a galopar por las tiras del jinete. Porque, aunque parezca extraño, los pintores no se inspiran tanto por lo que ven y por el paisaje como por lo que leen sobre este paisaje. Y cuando las palabras son tan inspiradoras como las de Manuel Vázquez Moltalbán en sus libros sobre Pepe Carvalho, las manos funcionan solas, el pintor está al galope hasta las estrellas.

El festival de novela criminal BCNegre arrancó este jueves con una de las grandes atracciones de cada edición del evento viento en popa y a toda vela. Se trata de la tradicional exposición de la Biblioteca Joan Fuster, en la plaza Lesseps, que este año ha ido un poco más allá en busca de la excelencia. Obras de más de cuarenta artistas como Eduardo Arroyo, Jaume Plensa, Joan-Pere Viladecans o Arranz Bravo dialogan con Pepe Carvalho, el personaje protagonista de las novelas de intriga del fallecido Manuel Vázquez Montalbán, para demostrar la vigencia y riqueza de un personaje ya inmortal y que próximamente continuará el escritor Carlos Zanón.

La exposición es el resultado del encargo efectuado en 2014 a más de cuarenta artistas visuales españoles, cada uno de los cuales eligió un libro de la serie del popular detective para dejar libre su imaginación. Aun así, también se incluye una obra de Josep Guinovart anterior. Las piezas, excepto tres esculturas, son obras sobre papel, como símbolo de los libros en los que nació el personaje de Montalbán.

Caricatura de Ferreres

La pequeña sala de la biblioteca parece engrandecerse por la riqueza de las propuestas de los artistas. Preside la sala dos caricaturas de Manuel Vázquez Montalbán, realizadas por Ferreres. A partir de aquí se pueden ver homenajes artísticos a las diferentes facetas y libros protagonizados por Carvalho, desde «Yo maté a Kennedy» (1972) hasta su ulterior presencia en la novela póstuma del autor, «Milenio», en 2004. Y había donde elegir, ya que Carvalho apareció en 18 novelas, 30 relatos, una obra de teatro y 11 libros de cocina.

Una obra en blanco y negro de Francesc Artigau, que remite a una viñeta de cómic, abre la muestra con «Yo maté a Kennedy». Después aparece Arranz Bravo, que reproduce con una pintura colorista «Tatuaje», o Eduardo Arroyo, que se enfrenta a «Historias de amor» con el retrato de una mujer rubia. Por su parte, Jaume Plensa apuesta más por propuestas más minimalistas y livianas en su versión del personaje.