Concepción Veray: El peso de dar ejemplo

Concepció Veray, candidata del PP por Gerona, perdió 103 kilos en dos años. Cuenta en un vídeo su historia de sacrificio y superación como símil de lo que debe hacer España

Concepción Veray, candidata del PP por Girona
Concepción Veray, candidata del PP por Girona

La candidata del PP por la provincia de Gerona en las próximas elecciones del 26-J muestra la evolución que ha sufrido su aspecto físico en los últimos años.

Se presenta en un vídeo como un ejemplo de superación. Concepció Veray, candidata del PP por Gerona y portavoz de los populares en el consistorio desde 2003, ha logrado adelgazar 103 kilos. En un vídeo de campaña cuenta su historia, un camino de esfuerzo, voluntad y superación, con la idea de ayudar a la gente que esté pasando por el mismo problema que ella afrontó: el sobrepeso. También se apoya en esta vivencia a modo de metáfora para pedir el voto porque asegura que «no hay nada imposible» que «si uno se lo propone los retos se pueden conseguir», pero éstos no se logran sin «constancia, esfuerzo, trabajo y sacrificio». Esta misma receta es la que, asegura, aplicó el Gobierno de Mariano Rajoy cuando en 2011 se vio obligado a tomar «decisiones duras, hacer y pedir sacrificios a todos los españoles», cuando España estaba a punto de ser rescatada, para «dar un vuelco a la situación y sacar el país adelante». De ahí el mensaje que lanza la portavoz de los populares en Gerona y candidata al Congreso: «Las cosas que parecen imposibles, si tienes fuerza de voluntad, al final se consiguen».

Concepció Veray recuerda que «tenía sobrepeso desde joven» y que ha hecho todas las dietas «del mundo mundial», pero lo que servía para un momento no se postergaba en el tiempo. «Luego recuperaba el doble de peso de lo que había adelgazado y terminé pesando 178 kilos». A pesar de que sus familiares y amigos le insistían en que tenía que hacer algo reconoce que le costó tomar la decisión. «Me ayudó que una compañera diputada en Madrid conocía a un médico bueno en este tipo de operaciones» –la de reducción de estómago– y eso le hizo tener la seguridad que necesitaba para dar el paso adelante. «Mi salud estaba en riesgo». Por ello, subraya el paralelismo que tiene con la política: «No hay que dar ahora ni un paso atrás en todo lo que hemos conseguido en estos cuatro años. Nos ha costado mucho, han sido muchos sacrificios, mucho esfuerzo y no podemos arriesgarlo todo en las elecciones del próximo domingo».

Ahora que se habla tanto de dietas milagro, ella tiene claro que «no dan resultado, al contrario». «No existen». «Lo que sí recomiendo es que si alguien tiene un problema de sobrepeso, que acuda al médico y que sea un especialista el que diga qué hacer, tus opciones, cómo cuidarte. No sólo se trata de adelgazar sino de hacerlo bien y coger unos buenos hábitos de comida y que tu salud no se vea afectada luego porque una operación bikini te ha descompensado a nivel hormonal», por ejemplo. ¿Y en política? «Tampoco. Al contrario, lo que se tiene que hacer es tomar decisiones concretas en cada uno de los momentos que tiene la sociedad y es lo que hicimos en 2011 cuando ganamos las elecciones y nos encontramos con la España que nos habían dejado y tuvimos que conseguir darle la vuelta», destaca. «Lo que se tiene que hacer en política y a nivel personal es esfuerzo, constancia, sacrificio, fuerza de voluntad y sobre todo creer que no hay nada imposible si uno pone todo lo que está en su mano», insiste.

Ahora que en política se habla tanto de la imagen, la belleza o la edad de los candidatos, Veray considera que «ni en política ni en otro sitio la gente se tendría que medir por si es más o menos guapo, más o menos alto, sino por la capacidad de cada uno, por su gestión y lo competente que sea en su puesto». Cuando me operé en lo último que pensé fue en la imagen».

Dice que lo esencial es «perseverar» en la vida personal «y no desviarme del camino» e insiste que con España «ocurre lo mismo». «Lo que seguro que no es bueno para España es hacer un cambio radical como el que plantean los partidos populistas». «La clave del éxito es no pararse y no volver para atrás».