El Govern dará 6.000 euros para la escolarización en castellano

Veinte familias reciben las ayudas, aunque la Generalitat no les deja elegir un centro privado

Las familias que quieren que sus hijos reciban una educación en castellano tienen el problema que las escuelas públicas y concertadas no ofrecen esta opción
Las familias que quieren que sus hijos reciban una educación en castellano tienen el problema que las escuelas públicas y concertadas no ofrecen esta opción

Son ya dos años y medio los que la Generalitat lleva intentando eludir el compromiso que le obliga por ley a compensar a aquellas familias que en Cataluña han de escolarizar a sus hijos en un centro privado para que puedan estudiar en castellano como lengua vehicular al no poder disfrutar de una oferta pública de estas características y ayer Meritxell Ruiz, consellera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, anunció al fin que, según sus estimaciones, en los próximos meses, el gobierno central descontará unos 120.000 euros a la Generalitat en concepto de la escolarización en castellano de 20 niños.

Y es que tal y como establece el desarrollo normativo de la disposición 38 de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que entró en vigor en diciembre de 2013, las familias pueden pedir el pago de la escolarización de su hijo en un centro privado cuando no tengan en su comunidad uno público o concertado que les ofrezca educación en castellano como lengua vehicular. Por ello, en breve, veinte familias residentes en Cataluña recibirán 6.000 euros del Ministerio de Educación, una compensación que recoge el Real Decreto que regula en el caso de familias que hayan pedido sin éxito a la administración catalana la escolarización de sus hijos en castellano en centros públicos y ésta cantidad es el equivalente calculado por el Ministerio de Educación al de la escolarización pública del alumno.

Sin embargo, aún queda por esclarecer dónde podrán cursar esta enseñanza en castellano los hijos de la veintena de familias compensadas, ya que la propia consellera señaló ayer que «no permitiremos la escolarización en centros privados». El argumento principal de la consellera para defender esta postura es que, tal y como ya aseguró en el Parlament en abril de este año, su departamento había ofrecido plazas en centros públicos a familias de alumnos de escuelas privadas que solicitaron la escolarización en castellano. Según Ruiz, y en respuesta a la pregunta de la diputada del PP María José Cuevas, en su momento se informó a estas familias que disponen de centros cercanos con un proyecto con una materia lingüística en castellano, donde pueden escolarizar a sus hijos. «Estas familias siempre han escolarizado a sus hijos en centros privados y no han solicitado plaza pública» aseguró entonces Ruiz. Por su parte, Cuevas desmintió esta información al señalar que «los centros que ofrece la Generalitat están hasta 40 kms del domicilio» de estas familias.