El Parlament se reanuda el lunes y tan siquiera hay acuerdo sobre dónde sentarse

Junts pel Sí pretende ocupar el hemiciclo de izquierda a derecha y la oposición lo califica de «atentado democrático»

Imagen de uno de los plenos de la pasada legislatura y de los grupos que se sientan a la izquierda y a la derecha
Imagen de uno de los plenos de la pasada legislatura y de los grupos que se sientan a la izquierda y a la derecha

El origen de «la izquierda» y «la derecha» política se remonta a la Revolución Francesa y a la reunión de la Asamblea Nacional Constituyente en el año 1789. Los girondinos –partidarios de la monarquía parlamentaria y del sufragio no universal– quedaron situados a la derecha del presidente de la Asamblea, mientras que los jacobinos –defensores de la república y del sufrafio univeral– se sentaron a su izquierda. Desde entonces se ha respetado esta distribución en los hemiciclos de toda Europa, pero Junts pel Sí quiere volarla por los aires y colocar a sus 62 diputados de izquierda a derecha en el Parlament.

Junts pel Sí insiste desde hace días en imponer este orden, mientras que la oposición lo rechaza frontalmente al entender que se pretende un «atentado democrático». Ayer se reunieron los portavoces parlamentarios y fue imposible alcanzar un acuerdo, por lo que los partidos no independentistas pidieron la mediación de la todavía presidenta del Parlament en funciones, Núria de Gispert.

Cuenta atrás

En cada inicio de legislatura hay enredos con la distribución de los grupos parlamentarios. Los que han crecido reclaman mayor preeminencia y los que han disminuido no quieren ser arrinconados. Hasta aquí todo forma parte del clásico tira y afloja, pero Junts pel Sí ha complicado tanto el acuerdo que a falta de 72 horas para que se celebre la sesión constituyente de la XI legislatura es un interrogante todavía dónde se van a sentar los diputados.

Junts pel Sí insiste en que sus 62 diputados ocupen completamente la primera corona de la Cámara de izquierda a derecha, con la CUP detrás suyo en el centro-izquierda, relegando así al resto de la oposición a la zona posterior del Parlament. Los grupos no independentistas rechazan al entender que no refleja la pluralidad del Parlament, no sitúa a la jefa de la oposición (Inés Arrimadas, de Ciutadans) en contraposición al presidente de la Generalitat, además de que a su juicio sería un reparto de escaños inédito en el parlamentarismo internacional.

Ante la falta de acuerdo, la Mesa de la Diputación Permanente –en la que CDC y ERC tienen mayoría, pues es el órgano representativo del Parlament hasta que se constituya la nueva Cámara– se reunirá hoy y en ella se fijará la distribución de escaños provisional en el pleno constitutivo de este lunes. Ante la posibilidad de que en dicho pleno ya se visualice el dibujo que pretende Junts pel Sí, los portavoces de C’s, PSC, SíQueEsPot y PP anunciaron que pedirán reuniones urgentes, cada uno, con la presidenta de la Diputación Permanente, Núria de Gispert.

Por otra parte, el cabeza de lista de JxSí a las elecciones catalanas, Raül Romeva, anunció que su grupo parlamentario ha formalizado el nombramiento de Jordi Turull como presidente del grupo parlamentario –cargo que tenía la pasada legislatura con CDC– y de Marta Rovira como portavoz parlamentaria –que ya ejercía con ERC–. De las valoraciones de las reuniones se encargará Rovira.