El PP avisa que el Gobierno actuará siempre que Mas esté fuera de la ley

La Razón
La RazónLa Razón

Por muchas críticas que le lluevan y el riesgo de quedarse aislado en el Parlament, el PP tiene claro que intentará frenar con los instrumentos que le otorga la ley las iniciativas que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ponga en marcha fuera de la legalidad de cara a convocar la consulta soberanista. El portavoz parlamentario, Enric Millo, advirtió ayer en una entrevista con Efe que el «rumbo es de colisión» si el Govern continúa apostando por seguir desarrollando herramientas fuera de la ley.

El PP entiende que forma parte de las obligaciones del Gobierno «velar por la legalidad», de manera que sólo ha sido un primer paso llevar al Tribunal Constitucional (TC) la declaración de soberanía aprobada en el Parlament, según la cual Cataluña es «sujeto político y jurídico soberano».

Los servicios legales del partido estudian todas las iniciativas que está poniendo en marcha la Generalitat de cara a convocar la consulta el próximo año –como marca el acuerdo de legislatura entre CiU y ERC– porque el PP considera que superan tanto el marco de la Constitución como el Estatut. En el punto de mira del partido están el Consejo Asesor para la Transición Nacional, la comisión parlamentaria por el derecho a decidir y el futuro pacto nacional por el derecho a decidir.

Para la formación que encabeza Alicia Sánchez-Camacho, es especialmente grave la creación de la comisión parlamentaria en el momento en que el TC suspende la declaración de soberanía aprobada el 23 de enero mientras delibera. Además, la formación considera que es todo un desafío que la encabece la propia presidenta del Parlament, Núria de Gispert, que «abandona su papel institucional y de representación de todos». Millo le ha enviado un escrito para que suspenda el proceso hasta que el Alto Tribunal se pronuncie de manera definitiva, porque si convoca la comisión «pondrá al Parlament en una situación de riesgo altísimo».

Mientras tanto, los partidos que defienden la consulta siguen trabajando en el proceso. Mañana llegará al pleno del Parlament la ley de consultas, instrumento en el que el Govern quiere amparar la convocatoria de un referéndum. La idea de los partidos promotores es que mañana se someta a las enmiendas a la totalidad de PP y Ciutadans, que previsiblmente serán rechazadas, para seguir su trámite parlamentario. La previsión es que su aprobación definitiva sea en otoño.

La futura norma apuesta por otorgar al presidente de la Generalitat las competencias para convocar consultas populares en cuestiones políticas «de trascendencia especial para la ciudadanía». Para el PP supone excederse en sus competencias, de manera que se da por hecho que acabe en el TC.